España esperará a la sentencia firme de Carromero para actuar

martes 16 de octubre de 2012 16:31 CEST
 

MADRID, 16 oct (Reuters) - El Gobierno español esperará a que la sentencia de Ángel Carromero por conducta imprudente en Cuba sea firme antes de iniciar las labores diplomáticas con el objetivo de que el joven político español vuelva a España cuanto antes, dijo el martes el ministro de Exteriores.

Carromero, de 26 años y vicesecretario de Nuevas Generaciones del gobernante Partido Popular en Madrid, fue condenado a cuatro años de cárcel por conducta imprudente el lunes por el accidente en el que murió el destacado disidente cubano Oswaldo Payá en julio pasado. El político español conducía el coche accidentado.

"Cuando la sentencia sea firme (...) haremos la labor diplomática con toda la discreción que estas cosas requieren para lograr que Ángel Carromero esté cuanto antes entre nosotros", dijo el martes a periodistas José Manuel García-Margallo.

"Esa es nuestra preocupación, y esa ha sido nuestra preocupación desde el principio", agregó el ministro, en la primera reacción oficial del Gobierno español sobre la sentencia.

Carromero tiene diez días para apelar la sentencia, de lo contrario, ésta sería firme.

"Si (la familia y la defensa de Carromero) deciden no apelar, la sentencia será firme y entonces empezará la labor para lograr una de las tres cosas: el indulto, la expulsión o el cumplimiento de la pena en España", explicó Margallo.

En el accidente ocurrido el 22 de julio pasado fallecieron Payá, de 60 años y fundador del Movimiento Cristiano Liberación, y el opositor cubano Harold Cepero, de 31 años. Junto a Carromero sobrevivió Jens Aron Modig, de 27 años y líder de la Liga Demócrata Cristiana de Suecia.

Familiares de Payá no han admitido la versión oficial de los hechos y sostuvieron que otro vehículo pudo haber inducido el accidente, pero tanto Carromero como Modig lo negaron y admitieron que se trató de un accidente de tráfico.

El caso de Carromero recordó al del contratista estadounidense Alan Gross, detenido y condenado en la isla a 15 años de cárcel por conectar ilegalmente a Internet a grupos de cubanos como parte de un programa financiado por Estados Unidos. (Información de Emma Pinedo; Edición de Pablo Rodero)