Los Reyes presiden el desfile de la Fiesta Nacional más austero

viernes 12 de octubre de 2012 13:22 CEST
 

MADRID, 12 oct (Reuters) - Los Reyes de España y los Príncipes de Asturias presidieron el viernes un austero desfile militar con motivo de la Fiesta Nacional, que redujo sus costes en casi un 70% respecto a años anteriores en solidaridad con las medidas de austeridad en plena crisis económica.

La parada militar de la Fiesta de la Hispanidad celebrada en Madrid prescindió este año de aviones y vehículos pesados y acortó su recorrido y duración en la que también fue la primera conmemoración del 12 de octubre de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno.

El desfile militar transcurrió entre las madrileñas plaza de Neptuno y Colón, un trayecto de 200 metros menos que en años anteriores, y duró algo menos de media hora durante la cual el monarca pasó revista a las tropas a pie, aparentemente recuperado de dos operaciones en la cadera este año tras sufrir una caída durante un polémico viaje privado de caza a Botsuana.

Con el país afectado por profundos recortes y en el centro de la crisis de deuda de la zona euro mientras se acerca a una petición de rescate, los gastos del desfile se redujeron hasta los 980.000 euros desde los 2,8 millones del año anterior, o un 68%, según fuentes del Ministerio de Defensa.

Aunque el personal de tierra que desfiló fue prácticamente el mismo que otros años, no participaron vehículos pesados y las aeronaves se redujeron hasta las siete que conforman la Patrulla Águila, agregaron.

En esta ocasión, el homenaje a la bandera que por lo general llegaba desde el aire y de manos de un paracaidista, fue portado por un guardiamarina, también como medida de austeridad.

España reducirá en 351 millones de euros las inversiones en Defensa como parte del duro ajuste presupuestario.

Los monarcas y los príncipes de Asturias don Felipe y doña Letizia ocuparon una tribuna principal de autoridades en la que destacó la ausencia de la infanta Elena, que siguió el desfile desde la tribuna de autoridades políticas sentada junto al líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba.

Tampoco estuvieron presentes la infanta Cristina ni su marido Iñaki Urdangarín, que está apartado de los actos oficiales y está involucrado en una investigación por corrupción por su condición de presidente de la Fundación Nóos, una entidad sin ánimo de lucro que habría recibido altas sumas de dinero público y lo habría presuntamente desviado de forma fraudulenta.   Continuación...