Peligros políticos acechan el rescate financiero de Portugal

martes 18 de septiembre de 2012 08:29 CEST
 

Por Axel Bugge

LISBOA, 18 sep (Reuters) - Una repentina tanda de nuevas medidas de austeridad ha hecho añicos la confianza en que Portugal pueda evitar la inestabilidad política y el descontento social que asuelan a Grecia, otro país que también ha recibido un rescate financiero.

La intención del Gobierno de aumentar las contribuciones de seguridad social ha unido a sindicatos, a empleadores y a la oposición exigiendo un cambio de planteamiento. La unión social que hasta ahora ayudó a Portugal a más o menos cumplir las condiciones del rescate de 78.000 millones de euros está dañada y podría hacer descarrilar al Gobierno de centroderecha.

Las protestas del sábado reunieron a 500.000 personas de acuerdo a los organizadores, demostrando el nivel de descontento de todo el espectro político ante las nuevas medidas anunciadas. Los portugueses ya sufrían alzas impositivas y recortes del gasto que han llevado el desempleo a niveles récord.

El lunes, las huelgas por los salarios y las reformas laborales provocaron la interrupción de la actividad en la mayoría de los puertos del país y redujo las operaciones en las refinerías.

Las protestas fueron particularmente preocupantes para el gobierno socialdemócrata, pues mostraron que muchos de sus simpatizantes han perdido la fe en una austeridad que ha llevado al país a su recesión más profunda desde la década de 1970.

El Gobierno anunció el 7 de septiembre que en 2013 aumentará las contribuciones de seguridad social de los trabajadores a un 18 por ciento desde un 11 por ciento - equivalente a un mes de salario- y recortaría el mismo impuesto a las compañías a un 18 por ciento desde un 23,75 por ciento.

Unos días más tarde, la troika de prestamistas -la Unión Europea, el FMI y el BCE- dijo que había aprobado la quinta revisión del rescate de Portugal y flexibilizaron los objetivos fiscales del país tanto para el corriente año como para el próximo.

Eso dejó perplejos a muchos portugueses al conocerse la necesidad de más medidas de austeridad, que incluirían nuevas alzas impositivas cuando el Gobierno presente el presupuesto para 2013 el próximo mes.   Continuación...