15 de septiembre de 2012 / 13:52 / hace 5 años

ACTUALIZA 1- Cientos de miles protestan en Madrid contra ajustes

* Centenares de miles de personas llegadas de toda España

* Sindicatos presionan para un referéndum sobre los ajustes

* Admiten que nueva huelga general podría ser “inevitable”

* UE sigue presionando a España para rescate con más recortes (Agrega contexto, citas, detalles)

Por Feliciano Tisera

MADRID, 15 sep (Reuters) - Cientos de miles de personas se concentraron en un soleado mediodía en Madrid para protestar contra los ajustes con los que el Gobierno español pretende alcanzar los objetivos de déficit pactados con la Unión Europea, con los organizadores exigiendo un referéndum sobre el rescate y amenazando con una huelga general.

En la primera manifestación de lo que los principales sindicatos dicen será un “otoño caliente”, las protestas abarrotaron la madrileña Plaza de Colón y sus aledaños, donde los organizadores volvieron a pedir al Ejecutivo un referéndum sobre un rescate que traería aparejado más medidas de ajuste para la ciudadanía.

“Para que se les permita expresar su opinión en las urnas, a modo de referéndum”, dijo Ignacio Fernández Toxo, secretario general de Comisiones Obreras (CCOO), ante la multitud congregada en la plaza, agregando que un rescate “no es para rescatar a las personas, es para rescatar a los bancos, responsables en gran parte de esta situación”.

El líder sindical admitió también que, si el Gobierno sigue avanzando hacia el rescate total de su economía, la huelga general sería un escenario “inevitable”, pero no dieron pistas sobre una posible fecha de convocatoria de la que sería la segunda medida de este tipo en menos de un año en España.

“La llave de la huelga general la tiene el presidente del Gobierno (...) a lo mejor es el desenlace inevitable”, señaló.

Los manifestantes llegaron desde toda España, convocados por sindicatos y asociaciones civiles bajo el lema “Para defender el futuro: Quieren arruinar el país”, y llenaron de color la protesta, con camisetas verdes en defensa de la Educación, banderas republicanas, rojas de los principales centrales sindicales, amarillas por la administración de Justicia, violetas por los derechos de las mujeres, y mucho más.

“Esto no puede seguir así, vengo desde Almería para manifestarme en contra de este sistema capitalista que no sirve para mejorar la vida de la gente”, dijo Javier Salvador, estudiante de periodismo de 18 años en la Universidad de Málaga, luciendo una versión republicana de la camiseta de la selección española de fútbol.

Un nuevo calendario de movilizaciones podría ser un nuevo dolor de cabeza para el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que vive un septiembre muy complicado, plagado de reuniones al más alto nivel para intentar reconducir una economía que está en el centro de la crisis de deuda de la eurozona, y con el fantasma de un rescate al país tornándose cada vez más real.

La próxima protesta inmediata es para el 25 de septiembre, fecha para la que está fijada una movilización llamada “Ocupa el Congreso”, algunos de cuyos convocantes fueron detenidos el sábado por negarse a identificarse, según la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes.

LA UE PIDE MÁS AJUSTES

Mientras en Madrid se vivían las protestas, el Gobierno español era presionado por los ministros de Finanzas de la zona euro, reunidos en Nicosia, para que aclare si pedirá ayuda financiera, después de que el anuncio del Banco Central Europeo del nuevo programa de compra de bonos redujera considerablemente los costes de endeudamiento de Madrid.

Una compra de bonos españoles por parte de del BCE estaría condicionado a la petición de ayuda al fondo de rescate europeo con unas estrictas condiciones, y España aún se resiste a que le impongan medidas de austeridad más allá de las recomendaciones de la Comisión Europea que ya está aplicando.

En ese sentido, el ministro de Economía, Luis De Guindos, dijo el sábado que los costes de financiación de España no reflejan aún el ajuste fiscal y económico realizado por el país, y pidió comprensión a la ciudadanía.

“El Gobierno es conciente de que está pidiendo sacrificios a la sociedad española, pero esos sacrificios son ineludibles para recuperarnos de un entorno difícil”, dijo De Guindos en rueda de prensa desde Nicosia.

El viernes, el Gobierno dijo que presentará en las próximas semanas un calendario de medidas ya comprometidas para mejorar la competitividad de la economía, y De Guindos dijo que además de las reformas ya, anticipadas en julio, habría “alguna más”.

FAMILIAS, TRABAJADORES PÚBLICOS, POTENCIALES EMIGRANTES

Gran parte de los recortes que el Gobierno viene anunciando desde que asumió, en diciembre de 2011, recaen en servicios públicos esenciales como la salud y la educación, y en 2012 se ha sumado a las protestas un colectivo habitualmente alejado de las mismas: el funcionariado.

Los funcionarios, que sufrieron una fuerte disminución de sus ingresos en los últimos años -un recorte de sueldo este año, más otra rebaja y una congelación que le había aplicado el anterior Gobierno, del Partido Socialista-, han instituido la costumbre de protestas más o menos espontáneas de quince minutos ante los edificios públicos en los que trabajan.

“Llevamos muchos años de recortes, el Gobierno no va a escucharnos, pero hay que protestar, parece que los funcionarios sólo nos movemos porque nos recortan sueldo (...) pero hay muchas otras porquerías en la administración”, dijo Esther, funcionaria del Ministerio de Hacienda que lleva 26 años en la función pública.

Otra imagen muy repetida en esta marcha fue la de familias, muchas llegadas desde diversos puntos de la geografía española.

Como Ángel, obrero metalúrgico de 43 años que respondió a Reuters después de cambiar el pañal a su hijo de 3 años en medio de la multitud, junto a su esposa, Claudia. Llegaron a la manifestación desde el País Vasco.

“Nos han rebajado todo, no hay futuro para mi hijo, por eso hay que estar aquí (...) otra cosa pacífica no se puede hacer, espero que viendo la gente que hay, el Gobierno cambie de opinión, que en lugar de recortar cree empleo, ésa es la verdadera salida de una país”, dijo.

En Sanidad, donde el Ejecutivo español ha aplicado la tijera con medidas que van desde el copago de medicamentos a la retirada de la tarjeta sanitaria a inmigrantes irregulares, el recorte también ha provocado protestas.

“No hay ninguna esfera de mi trabajo que no se vea afectada por los recortes, absolutamente ninguna, es un deterioro brutal de la calidad de la asistencia a la gente, en España hay un problema intocable que es la banca, que ha arruinado al país, que ataquen a la banca, no a nosotros”, dice indignado Jorge, un médico de 52 años llegado desde Valencia.

España ha recibido de la UE una línea de crédito de 100.000 millones de euros para sanear a los bancos con problemas, afectados principalmente por la mala gestión de los activos devaluados por el estallido de la burbuja inmobiliaria.

Mientras miles de millones de euros de fondos públicos se destinan en forma de crédito a entidades financieras en pérdidas como Bankia, en el sector educativo, ajustes tales como los incrementos en las tasas de la educación pública también están afectando la calidad de la enseñanza, según algunos profesores.

“La mitad de mis alumnos no han llevado libros al colegio este año (por la quita de becas), a España ahora mismo yo la comparo con los años 50, cuando los españoles tenían que ir a Alemania a buscar trabajo, otros países europeos van a recibir el fruto de la educación de nuestros hijos”, señaló Adelaida Liviano, una profesora madrileña de 52 años.

Con las cifras de emigración disparadas en lo que va de año, mientras las de inmigración disminuyen -señal inequívoca de la paralización de la economía española-, ya no son sólo los jóvenes quienes miran al exterior en busca de un futuro lejos de un país con una tasa de desempleo del 24,6 por ciento -más del doble de la media de la UE-.

Es el caso de Pepi Blas, una mujer de 50 años en paro desde mayo, cuando perdió su trabajo en una clínica dental donde cobraba 800 euros mensuales.

“Lo que está haciendo el Gobierno es favorecer el despido para contratar a personas más jóvenes por menos precio, si en dos o tres meses no consigo trabajo, me iré a otro país, como Alemania, Francia, o Reino Unido”, señaló. (Información adicional de Sonya Dowsett en Madrid y de Julien Toyer en Nicosia, editado por Inmaculada Sanz)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below