Una multitud inaugura "otoño caliente" contra ajustes en España

sábado 15 de septiembre de 2012 13:03 CEST
 

Por Feliciano Tisera

MADRID, 15 sep (Reuters) - Decenas de miles de personas se concentraron en un soleado mediodía en Madrid en protesta contra los recortes a la ciudadanía llevados a cabo por el Gobierno español para alcanzar los objetivos de déficit pactados con la Unión Europea.

En la primera manifestación de lo que los principales sindicatos dicen será un "otoño caliente", miles de ciudadanos abarrotaron la madrileña Plaza de Colón y sus aledaños, en una manifestación mediante la cual los organizadores pretenden presionar al Ejecutivo para que lleve a cabo un referéndum sobre las medidas de ajuste que recaerán en el grueso de la ciudadanía.

"Es mentira que no haya más salida (que el rescate), es lo que a modo de anestesia se quiere colocar en la sociedad española, no es para rescatar a las personas, es para rescatar a los bancos, responsables en gran parte de esta situación", dijo Ignacio Fernández Toxo, secretario general de Comisiones Obreras (CCOO), ante la multitud congregada en la plaza.

La protesta, convocada por sindicatos y asociaciones civiles bajo el lema "Para defender el futuro: Quieren arruinar el país", convocó a personas llegadas desde toda España que llenaron de color la protesta, con camisetas verdes en defensa de la Educación, banderas republicanas, rojas de los principales centrales sindicales, amarillas por la administración justicia, y mucho más.

"Esto no puede seguir así, vengo desde Almería para manifestarme en contra de este sistema capitalista que no sirve para mejorar la vida de la gente", decía Javier Salvador, estudiante de periodismo de 18 años en la Universidad de Málaga, luciendo una versión republicana de la camiseta de la selección española de fútbol, en la que predomina el morado.

Las movilizaciones de otoño podrían ser un nuevo quebradero de cabeza para el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que está viviendo un septiembre muy complicado, plagado de reuniones al más alto nivel para intentar reconducir una economía que está en el centro de la crisis de deuda de la eurozona, y con el fantasma de un rescate al país tornándose cada vez más real.

Este mismo fin de semana, el Gobierno español estaba siendo presionado por los ministros de Finanzas de la zona euro, reunidos en Nicosia, para que aclare si pedirá ayuda financiera, después de que el anuncio del Banco Central Europeo del nuevo programa de compra de bonos redujera considerablemente los costes de endeudamiento de Madrid.

No obstante, una compra de bonos españoles por parte de del BCE estaría condicionado a la petición de ayuda al fondo de rescate europeo con unas estrictas condiciones, y España aún se resiste a que le impongan nuevas medidas de austeridad más allá de las recomendaciones de la Comisión Europea que ya está aplicando.

El viernes, el Gobierno español dijo que presentará en las próximas semanas un calendario de medidas ya comprometidas para mejorar la competitividad de la economía, y el ministro de Economía, Luis De Guindos, dijo que además de las reformas ya anticipadas en julio, habría "alguna más". (Información de Feliciano Tisera; editado por Inmaculada Sanz)