27 de agosto de 2012 / 16:47 / hace 5 años

ACTUALIZA 1-Asmussen advierte de que el BCE no financiará a los gobiernos

4 MIN. DE LECTURA

(Añade detalles, declaraciones)

HAMBURGO, 27 ago (Reuters) - El Banco Central Europeo diseñará su nuevo plan de compra de bonos de forma que despeje cualquier preocupación de que los fondos sean utilizados para financiar a los gobiernos, dijo el lunes uno de los miembros del consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) tratando de disipar los temores expresados por el Bundesbank alemán.

El nuevo programa asegurará que los países objeto de compra de bonos cumplan con sus programas de reforma, dijo el miembro del BCE, Joerg Asmussen, que no quiso despejar cuándo podría iniciar la institución el programa de compras, aunque dejó claro que el plan se implementará a pesar de la oposición del banco central alemán.

"Bajo el marco del nuevo programa, el BCE sólo comprará bonos con vencimientos cortos", dijo Asmussen según el texto de un discurso en Hamburgo, para añadir que el BCE todavía estaba trabajando en cuestiones técnicas y operacionales sobre su plan.

El BCE se ha visto forzado a tomar un mayor papel en la lucha contra la crisis en la eurozona mientras los gobiernos negocian superar diversos obstáculos legales y políticos para coordinar respuestas a largo plazo, aunque el Bundesbank quiere limitar el ámbito de actuación del banco central.

Asmussen dijo que, en su opinión, los fondos de rescate disponibles en la eurozona deberían utilizarse para compras en el mercado primario de los países que soliciten una ayuda antes de que la entidad central actúe. La ayuda sería condicional a reformas económicas de calado.

El ex viceministro de finanzas alemán tuvo especial cuidado en señalar que el nuevo programa no serviría para financiar directamente a los gobiernos - una actuación considerada tabú por el máximo responsable del Bundesbank, Jens Weidmann, que este fin de semana expresó grandes preocupaciones al respecto-.

"El centro de la discusión será evitar cualquier preocupación sobre una ayuda a la financiación estatal que violaría las normas del tratado", dijo Asmussen en relación a la reunión decisiva que el consejo de gobierno del BCE mantendrá el seis de septiembre.

"Sólo actuaremos bajo los términos de nuestro mandato", añadió en comentarios que parecían dirigidos a apaciguar los temores de Weidmann.

Weidmann intensificó el domingo su oposición a los últimos anuncios del BCE para combatir la crisis al afirmar que los planes para comprar bonos corrían el riesgo de convertir a los gobiernos a los que iba destinada la ayuda en adictos.

Asmussen, que trabajó con Weidmann en el gobierno alemán durante años antes de unirse al BCE en enero, quiso destacar que la prohibición de financiar a los gobiernos se mantendría al tiempo que puso al Bundesbank como modelo de banco central.

Asmussen pertenece al círculo íntimo del presidente del BCE, Mario Draghi, y es considerado un eslabón clave en las relaciones del banco con Italia, el Bundesbank y el Gobierno alemán.

"No pueden repetirse los errores con Italia en el verano del año pasado, cuando el BCE compró bonos soberanos italianos y desafortunadamente en ese tiempo no se realizaron las medidas de ajuste necesarias", dijo Asmussen.

El BCE se vio dañado el año anterior cuando compró bonos italianos y españoles para que el entonces primer ministro de Italia, Silvio Berlusconi, se desdijese de las promesas de reforma que había hecho unos días antes para convencer al BCE de la necesidad de una intervención. (Información; Annika Breidthardt y Paul Carrel)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below