BREAKINGVIEWS-España no se salvará sin plan maestro europeo

martes 19 de junio de 2012 12:13 CEST
 

Por Pierre Briançon

LONDRES, 19 jun (Reuters) - Evitar la catástrofe griega no le ha servido a España para recuperar el aliento. Los tipos de interés de los Bonos del Tesoro a 10 años han superado en el mercado el 7 por ciento. El Gobierno español ya ha hecho mucho. Cualquier paso adicional que dé tendría un impacto mínimo en el contexto actual.

Los mercados no escuchan al Gobierno español. Lo que importa es que los líderes europeos presenten una hoja de ruta creíble para reestructurar la unión monetaria en la cumbre que celebran a final del mes.

Ha llegado el momento de apartar la sopa de letras - plan A, plan B, etc. - y poner sobre la mesa un gran plan maestro. La culpa colectiva de los líderes europeos es haber dejado que los mercados puedan concebir la idea de que España sea rescatada -e incluso que pueda llegar a salir del euro. Si no quieren que eso ocurra, deben actuar rápido.

Lo que hace falta es un mensaje poderoso de que la eurozona se está integrando, no desintegrando. El primer paso podría ser el lanzamiento de una unión bancaria completa, tal como piden Mario Draghi y el presidente francés François Hollande. No ocurrirá de un día para otro. Angela Merkel no cree que sea posible sin una unión fiscal e incluso política: esta situación sería un buen incentivo para que el presidente francés acepte el tipo de transferencias de soberanía que Francia ha rechazada tradicionalmente, aunque el precio sea que su Gobierno se vea forzado a introducir algunas reformas estructurales.

El segundo desafío que los líderes de la eurozona deben abordar son las consecuencias de la austeridad sobre la economía de la región. Grecia, Irlanda, Portugal y España están sangrando. Nadie pide que sus Gobiernos dejen de sanear sus arcas. Pero los recortes indiscriminados dañan la demanda y la mayor carga impositiva reduce la competitividad. Será necesario conceder más tiempo para alcanzar los objetivos fiscales acordados. No se puede esquivar este hecho básico. Y quizá haga falta que el BCE confirme las pistas que ya ha soltado sobre una posible rebaja de los tipos de interés el mes que viene.

La cumbre podría salir adelante o no en función de la capacidad de la eurozona para tranquilizar a Alemania dándole garantías de que su dinero no caerá en saco roto con Gobiernos irresponsables. Hará falta disciplina Merkel para calmar la disciplina de mercado.

  Continuación...