14 de junio de 2012 / 16:15 / en 5 años

ANÁLISIS-Rescate condena a banca de tres velocidades en España

* Solo Santander y BBVA se salvan claramente del rescate

* Probablemente se creará una estructura de tres velocidades

* Entidades intervenidas recibirían capital

* Ayuda con convertibles empujaría a una rápida reestructuración

* Condiciones al sector incluirán venta participadas, reducción de red

* Necesidades auditoría, estimadas en al menos 60.000 mlns

Por Tomás Cobos y Carlos Ruano

MADRID, 13 jun (Reuters) - Más allá de las discusiones semánticas, los entre 60.000 y 70.000 millones de euros que previsiblemente inyectará Europa en la banca española trazarán el definitivo saneamiento de un sector en el que convivirán tres velocidades.

Los todopoderosos Santander y BBVA - únicos excluidos con rotundidad de las ayudas - son considerados el tren de alta velocidad de las no más de doce entidades que compondrán el otrora sobredimensionado mapa financiero.

Los otros bancos cotizados y un grupo de cajas todavía en proceso de reconversión podrían tener fuertes presiones para utilizar las líneas de crédito con estimaciones de inyección que oscilarían entre 20.000 y 30.000 millones de euros, según analistas y fuentes financieras.

En este segundo grupo, con grandes diferencias de solvencia y exposición al riesgo, los analistas destacan que podría haber grandes presiones en función del escenario de estrés o el ejercicio de prudencia que se quiera imponer.

"En los escenarios de estrés de las auditorías todas las entidades menos Santander y BBVA, incluido Caixabank, podrían arrojar necesidades adicionales de capital", dijo Nuria Álvarez, analista de Renta 4.

Este pelotón es el que más dudas suscita entre los analistas y de sus componentes y las pretensiones de la Comisión Europea dependerá que la cifra esté más cerca de los 60.000 o 70.000 millones de euros estimados.

El reciente informe del FMI estimaba que los bancos españoles requerirían 40.000 millones, aunque recomendaba un colchón que elevaría el monto a un rango de entre 60.000 y 80.000 millones y sugería que gran parte del sector podría estar incluido en el esquema de ayudas.

"Los bancos cotizados medianos se opondrán hasta el final (a acudir a los fondos europeos) por el estigma que supone la ayuda pública y el coste, pero algunos tendrán que hacerlo si el Gobierno hace su trabajo y les obliga, algo cada vez más probable dada la enorme presión externa", dijo Flemming Barton, analista de CM Capital Markets.

El enorme agujero que desvelaron los nuevos gestores de Bankia tras su nacionalización y que, en cierta medida, precipitó el rescate europeo, sería la base sobre la que se asentaría una limpieza a fondo del conjunto del sector que podría arrastrar a entidades consideradas sanas hasta el momento.

Además de Bankia, en el vagón de cola figurarían las también nacionalizadas Novagalicia (NCG Banco) y CaixaCatalunya (CX) que, en conjunto, consumirán previsiblemente cerca de 40.000 millones de euros.

"Las necesidades de Bankia, que es la que ha hecho el ejercicio realista de saneamiento, son de 19.000 millones y las otras dos nacionalizadas (sin contar Banco de Valencia) absorberán alrededor de 10.000 millones de euros cada una", dijo una fuente financiera.

CRÉDITO A CORTO PLAZO O CAPITAL PARA LARGO

La fórmula empleada en las aportaciones será clave para determinar no sólo el coste del saneamiento sino también la velocidad del proceso.

Según diversas fuentes, las entidades con menos dificultades -aquí estarían los bancos cotizados y alguna de las antiguas cajas- recibirían préstamos en forma de CoCos (Bonos Convertibles Contingentes) y las más débiles capital, lo que podría elevar el número de entidades bajo tutela pública.

Pese a preservar la independencia, los CoCos presentan el inconveniente de que las entidades tendrán que pagar unos elevados intereses, de al menos el 8,5 por ciento según la Comisión Europea, con el objetivo de incentivar una rápida devolución.

"De lo que se trata es de que se sanee lo más rápido posible con el objeto de amortizar el crédito y que no suponga una losa sobre los resultados. Eso es lo que pretende la Comisión estableciendo el diferencial", dijo un analista.

En cuanto a las entidades nacionalizadas, la aportación de capital directo a cambio de acciones les otorga un plazo más amplio (teóricamente el Estado tiene que desinvertir en un plazo máximo de tres años) para realizar una completa remodelación que permita su venta con rentabilidad.

Aparte de estas dos fórmulas, las autoridades europeas podrían presionar a España para que liquide ordenadamente entidades pequeñas con pocas posibilidades de volver a la viabilidad y elevado coste de saneamiento, tal como ha apuntado el comisario europeo de Competencia.

NUEVOS SANEAMIENTOS

Las entidades que hasta ahora han resistido por sus propios medios podrían verse contra las cuerdas en función de los plazos que se decidan para cubrir los déficit de capital y, sobre todo, de si los auditores, siguiendo el ejemplo de la nacionalizada Bankia y las recomendaciones de la Comisión Europea y el FMI, buscan sanear más allá del ladrillo adelantando el previsible deterioro adicional de la economía.

Pero la duda más extendida se refiere a si el Gobierno o el Banco de España introducirán nuevas normas para aplicar colchones o provisiones sobre activos actualmente no cubiertos.

"Se sobreentiende que se van a cubrir todas las carteras y que se va a evaluar toda la cartera crediticia no analizada hasta el momento y que al final se habrá de plasmar en algún tipo de regulación", dice Ángel Berges, consejero delegado de Analistas Financieros Internacionales (AFI).

Una fuente bancaria explicó que también podría optarse por una fórmula de recomendaciones: "Podría hacerse algo parecido a lo que se hizo en Estados Unidos ... una especie de TARP (el fondo de rescate bancario estadounidense), con recomendaciones para aquellos que no requieran capital público".

Según estimaciones de Credit Suisse, la cartera conjunta de hipotecas, créditos al consumo, préstamos a empresas no promotoras y otros créditos de la banca española asciende a 1,28 billones de euros, con unas pérdidas esperadas del 7,3 por ciento del total, que exigirían unas provisiones adicionales de 65.397 millones -ya existen provisiones por 28.760 millones.

EL CAPITAL NO ES GRATIS

Las normas europeas de competencia hacen temer a la banca española, y especialmente a las antiguas cajas de ahorros, las duras dietas que se aplicarán a las entidades que reciban ayudas.

"Normalmente, suelen ser cosas como restricciones de dividendos, programas de reestructuración (reducción) de sucursales u objetivos específicos de crédito, y queda por ver si llevarán a cambios obligatorios de la directiva", dice Credit Suisse.

Además de estas medidas, es previsible que las autoridades europeas también receten la segregación de negocios no bancarios como los seguros, la aceleración de la venta de inmuebles adjudicados, la prohibición de bonus, la limitación de salarios y la venta de las participadas.

Esta última medida supondría la salida al mercado de importantes bloques de acciones, ya que algunas antiguas cajas como Bankia y Caixabank atesoran auténticos imperios industriales.

Las antiguas cajas se verán sometidas también a fuertes presiones para acelerar la profesionalización y bancarización de sus órganos de gobierno, en línea con lo apuntado en el informe del FMI, que señala la necesidad de reducir el papel de las cajas en los bancos que han creado.

"Esperamos que esta sea también la reforma definitiva en el ámbito del gobierno corporativo (...) que de una vez por todas se termine con los excesos en salarios, indemnizaciones, desmesurados consejos, injerencias políticas (...)en las cajas que tanto daño han hecho a la imagen de España y al sector", dijo la fuente bancaria. (información adicional y edición de Jesús Aguado)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below