Ibex volátil entre expectativas ayuda europea a banca España

viernes 8 de junio de 2012 13:10 CEST
 

MADRID, 7 jun (Reuters) - El Ibex-35 operaba el viernes prácticamente plano a mediodía, alejándose de mínimos de sesión, mientras se disparaban las especulaciones sobre una inminente petición de ayuda a la banca española por parte del Gobierno de Madrid en un contexto de más medidas de estímulo por la desaceleración económica mundial.

Dos fuentes de la Unión Europea y una de Alemania dijeron a Reuters que España pedirá previsiblemente ayuda europea para recapitalizar sus bancos el sábado con el objetivo de frenar las turbulencias en los mercados, lo que lo convertiría en el cuarto país -y el de mayor tamaño- de la región en necesitar fondos desde el comienzo de la crisis de deuda.

"El hecho de que el fin de semana se pueda conocer (la ayuda a la banca), primero es positivo porque evita las quiebras en el sector, pero luego es dilutivo para los accionistas, por si se hace a través de ampliaciones de capital", dijo Javier Galán, gestor de fondos de Renta4.

Además de a la noticia de la posible resolución del problema bancario en España, los inversores estaban pendientes de las posibles medidas de estímulo por parte de bancos centrales ante una desaceleración económica mundial, en línea con el recorte de tipos en China el jueves.

"En general muchos países están bajando tipos de interés o haciendo discursos en ese sentido, ayer el mercado se lo tomó bien (...) Hay mucho margen de maniobra pero eso no tiene reflejo todavía (en la bolsa) (...) Se está confirmando que hay una desaceleración, que Europa está contagiando al resto del mundo", añadió Galán.

Tras las subidas de las últimas cuatro jornadas, la bolsa española frenaba las caídas iniciales y en medio de una gran volatilidad pasaba a terreno positivo, obviando el anuncio de Fitch el jueves de una rebaja de la calificación crediticia de España en tres escalones, con perspectiva negativa.

La agencia atribuyó la decisión, entre otras cuestiones, a que calcula unas mayores necesidades de capital para los bancos españoles y un empeoramiento de la crisis de deuda europea .

Con la prima de riesgo en niveles récord y una gran desconfianza hacia su sector bancario, España lleva semanas en el ojo del huracán mientras negocia a marchas forzadas con sus socios europeos un mecanismo de ayuda para financiar a los bancos en dificultades.

El jueves saltaron a la palestra una serie de cifras, como los 40.000 millones que según distintas fuentes el Fondo Monetario Internacional estima como el importe del déficit de capital de la banca española. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, no quiso sin embargo ofrecer cifras concretas hasta que finalicen las auditorías independientes del sistema bancario.   Continuación...