Los vuelos comerciales al espacio darán un "paso de gigante"

viernes 18 de mayo de 2012 20:05 CEST
 

Por Irene Klotz

CABO CAÑAVERAL, EEUU, 18 may (Reuters) - Un proyecto del Gobierno de Estados Unidos para reducir los costes de los servicios por vuelos espaciales afronta el sábado una prueba clave con el despegue de cohetes privados en dirección a la Estación Espacial Internacional.

Si tiene éxito, Space Exploration Technologies, o SpaceX, se convertirá en la primera empresa privada en alcanzar el puesto orbital de 100.000 millones de dólares (unos 78 millones de euros) que flota a unos 390 kilómetros sobre la Tierra.

“"Es, desde todo punto de vista, un paso importante, casi un paso gigante, para los vuelos espaciales comerciales", dijo Michael López-Alegría, el ex astronauta de la NASA hispano-estadounidense y ex comandante de la estación espacial internacional que ahora encabeza la Federación de Vuelos Espaciales Comerciales, una asociación de la industria con sede en Washington.

El cohete Falcon 9 y la cápsula Dragon de SpaceX tienen programado su lanzamiento para las 8:55 GMT del sábado desde la estación de la fuerza aérea situada en Cabo Cañaveral, Florida. Si todo sale de según lo previsto, llegará a la estación espacial internacional el martes.

Desde la retirada de los transbordadores espaciales el año pasado, la NASA depende de sus socios de Europa, Japón y especialmente Rusia para volar a la estación.

En vez de construir un reemplazo para el transbordador, la agencia espacial estadounidense está gastando cerca de 3.000 millones de dólares (2.358 millones de euros) anuales en un nuevo cohete y cápsula para enviar astronautas a la Luna y finalmente a Marte.

Para alcanzar la estación espacial internacional, la NASA está invirtiendo en cinco compañías estadounidenses: SpaceX y Orbital Sciences para el transporte de carga y SpaceX, Boeing, Sierra Nevada y Blue Origin - empresa propiedad del fundador de Amazon, Jeff Bezos, para aeronaves de pasajeros.

Todas ellas están contribuyendo también con sus propios fondos, en un cambio de las prácticas tradicionales de compras por parte del Gobierno de Estados Unidos.

En vez de reembolsarse los costes, los socios comerciales de la NASA reciben pagos cuando alcanzan metas predeterminadas.

Para el segundo vuelo de Dragon, SpaceX intentará combinar los dos vuelos de prueba en uno y atracar la nave en la estación espacial. Si tiene éxito, obtendrá otros 15 millones de dólares de la NASA y comenzazrá a trabajar en otro contrato de 1.600 millones de dólares para llevar cargamento a la estación. (Traducido por la Mesa de Santiago; Editado por Jaime Ortiz)