17 de mayo de 2012 / 19:29 / hace 5 años

Merkel ve una necesidad de consolidación fiscal y crecimiento

4 MIN. DE LECTURA

BERLÍN, 17 may (Reuters) - La canciller alemana, Angela Merkel, tiene un "alto nivel de acuerdo" con el presidente galo, François Hollande; el primer ministro británico, David Cameron, y el primer ministro italiano, Mario Monti, en que hacen falta tanto consolidación fiscal como crecimiento, según su portavoz.

El portavoz de Merkel, Steffen Seibert, dijo en un comunicado el jueves que los cuatro líderes han participado en una videoconferencia antes de reunirse en una cumbre del G-8 junto con el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, y el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy.

"Hubo un alto nivel de acuerdo de que la consolidación fiscal y el crecimiento no son contradicciones, sino que ambos son necesarios", dijo Seibbert.

Fuentes del Gobierno alemán dijeron esta semana que la crisis de deuda soberana europea será un asunto clave de discusión en la reunión de la G-8

Merkel y Hollande se reunieron el martes en Berlín por primera vez, y ambos prometieron forjar una estrategia conjunta sobre cómo impulsar el crecimiento en una Europa plagada de recesiones, a tiempo para una cumbre de la UE el mes que viene, aunque admitieron sus diferencias.

Su reunión fue estrechamente vigilada en busca de indicios de que los líderes de las mayores economías europeas podrán ir más allá de una guerra de palabras sobre cómo resolver la crisis de deuda que ahora amenaza con desgarrar el bloque monetario creado hace 13 años.

Hollande criticó duramente a Merkel durante su campaña electoral por insistir en duras medidas de austeridad para reducir niveles asfixiantes de deuda en toda la eurozona. Por su parte, ella había apoyado al rival de Hollande, el entonces presidente conservador Nicolas Sarkozy.

Hollande, que ha encontrado apoyos en el sur de Europa, ha prometido cambiar el énfasis al crecimiento y reabrir un duro paquete de normas presupuestarias que Merkel y otros líderes europeos acordaron adoptar este año, un paso que en Berlín se considera tabú.

La nueva pareja francoalemana, a la que algunos apodan "Merkollande", se esforzó el martes por restar importancia a sus diferencias, esperando enviar una señal de unidad en medio de crecientes especulaciones sobre que Grecia podría tener que salir del euro y volver al dracma.

En lugar de reabrir el pacto fiscal de Merkel, se espera que los dirigentes lo complementen con un nuevo pacto de crecimiento.

Berlín ya ha señalado que está abierto a varias ideas defendidas por Hollande, como un uso más flexible de la ayuda estructural europea, un papel mayor del Banco Europeo de Inversiones y la introducción de "bonos de proyecto" para patrocinar inversiones en infraestructura como transporte o redes energéticas.

Sin embargo, la mayoría de los economistas creen que estos pasos supondrán pocas diferencias para países como Grecia, que está en su quinto año de recesión y ha visto su desempleo subir al 22 por ciento.

Eso supone que probablemente Grecia se verá presionada para tomar más medidas, como dar más tiempo a los países del euro en problemas para reducir su déficit, un paso al que hasta ahora se ha resistido por miedo a agitar los nervios de los mercados financieros. (información de Erik Kirschbaum ; Traducido por Cristina Fuentes-Cantillana en la Redacción de Madrid)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below