17 de mayo de 2012 / 9:23 / en 5 años

Altos costes financiación amenazan sólidas exportaciones España

* Banca reduce préstamos por elevadas pérdidas ladrillo

* Costes de financiación por encima de Alemania y Francia

* Crecimiento en exportaciones caería fuertemente en 2012

Por Jesús Aguado

MADRID, 17 may (Reuters) - Las empresas exportadoras españolas pequeñas y medianas están librando una dura batalla para competir con sus equivalentes alemanas ante unos elevados costes de crédito provocados por las dificultades de un sector bancario en crisis que a su vez está dañando uno de los pocos puntos fuertes de una economía en recesión.

Desde compañías cerámicas pasando por empresas químicas y fabricantes de cintas transportadoras, todas coinciden a la hora de señalar que el acceso al crédito se ha encarecido o es simplemente inexistente, incluso si a primera vista las empresas exportadoras parecen gozar de buena salud.

Desde la crisis de 2008, las exportaciones españolas han crecido más rápido que las de cualquier otro país de la zona euro excepto Estonia, según BBVA. Sin embargo, ese crecimiento se ralentiza de forma pronunciada, en parte porque otros mercados, al igual que España, vuelven a la recesión.

Además, los pequeños y medianos exportadores creen que se han convertido en víctimas indirectas de un crash inmobiliario que transforma a los bancos en unos prestamistas extremadamente cautos.

“Las dificultades para conseguir un crédito bancario ahora mismo son inmensas porque nadie se fía de nadie y te ponen muchas dificultades incluso para prestarte 30.000 euros”, señaló Mónica García del Pino, directora de Cerámica San Ginés.

Incluso cuando las empresas consiguen persuadir a los bancos a conceder un crédito, el coste es alto. Las empresas españolas pagan un 5,62 por ciento por un préstamo a tres años inferior a los 250.000 euros, de acuerdo con datos de Eurostat.

Esto es moderadamente más alto que la media de la zona euro del 5,25 por ciento. Pero los competidores industriales de España tienen unos costes de financiación significativamente inferiores. Las compañías alemanas pagan un 4,4 por ciento y las francesas apenas un 3,23 por ciento.

La culpa recae en los dañados bancos españoles, que reducen los préstamos con el fin de reparar unos balances mermados por la morosidad en los créditos ligados a la actividad inmobiliaria concedidos durante los años de bonanza anteriores a 2008, cuando reventó la burbuja.

La restricción crediticia ha atenazado a una economía que ahora atraviesa su segunda recesión en casi tres años.

Las grandes empresas, que representan la mayor parte de las exportaciones españolas, pueden recurrir al mercado de bonos para recaudar fondos, pero las compañías viables de tamaño mediano con una cadena de pedidos no pueden obtener créditos a precios que puedan afrontar.

Nadie sabe exactamente cuál será el efecto de una escasez del crédito, pero el Ministerio de Economía prevé una caída del crecimiento de las exportaciones al 3,5 por ciento en 2012. Esa proporción sería menos de un tercio de la tasa del año pasado, cuando las exportaciones fueron el único motor del crecimiento económico. Este año se prevé una contracción del producto interior bruto del 1,7 por ciento.

AMBICIONES REDUCIDAS

Empresas como Cerámica de San Ginés, que contrata a cuatro personas y factura sólo unos 100.000 euros anuales, se están viendo obligadas a reducir sus ambiciones.

García del Pino dijo que la compañía está cobrando las exportaciones, que suponen el 40 por ciento de las ventas, por adelantado, con el fin de evitar un costoso endeudamiento bancario.

“La compañía se ha visto obligada a centrarse en proyectos más pequeños que requieren unas necesidades de financiación menores para por lo menos poder mantenernos con volúmenes de ingresos de 100.000 euros”, agregó.

Incluso cuando su compañía obtuvo un contrato para construir el mayor mural de cerámica del mundo en Argelia en 2009, no consiguió un préstamo y dependió de la financiación de OHL , la empresa que había contratado a Cerámicas de San Ginés para este trabajo.

La mayoría de los 2,7 millones de compañías españolas son pequeñas y medianas y emplean al 78 por ciento de la plantilla, una proporción mayor que la media de la Unión Europea.

Sin embargo, la clase de préstamos que necesitan se están agotando. Las nuevas líneas de crédito de menos de 1 millón de euros cayeron un 23 por ciento interanual en febrero, según datos del banco central.

A pesar de sus problemas, los bancos españoles no están cortos de financiación gracias a la decisión del Banco Central Europeo de hacer frente a la crisis del crédito en la zona euro mediante la concesión de un billón de euros a tipos de interés bajos.

Pero en vez de prestar este dinero, los bancos españoles lo han invertido en deuda soberana de mayor rentabilidad .

“La falta de financiación es terrible porque está estrangulando la exportación”, dijo el secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz, a Reuters.

“No son las grandes operaciones (las que están afectadas) sino las operaciones de exportaciones normales y corrientes que necesitan circulante para financiar la producción y exportación. Si cobras 90 días necesitas circulante”, añadió García-Legaz.

DIFICULTADES BANCARIAS

Las entidades financieras españolas atraviesan una ola de fusiones con el fin de fortalecerse. El número de entidades se prevé que disminuya hasta 10 desde 40 antes de la crisis, ante las exigencias del Gobierno y las rondas de saneamiento de para limpiar los activos inmobiliarios tóxicos.

“Los bancos españoles son muy reacios a renovar líneas de crédito. Solíamos operar con líneas de crédito de unos 300.000 euros antes de la crisis y ahora estas líneas de préstamos han bajado sustancialmente hasta los 150.000 euros”, dijo Federico Segura, gerente de Esbelt, compañía fabricante de cintas transportadoras.

Esbelt ha recortado la inversión en crecimiento tras el aumento del coste de financiación y por el retraso de los pagos. “Ahora dedicamos mucha más atención a la gestión de tesorería y menos a temas operativos del negocio”, agregó.

La compañía, que exporta el 70 por ciento de sus productos a más de 85 países, tiene una facturación anual de unos 21 millones de euros y emplea a unas 180 personas.

La crisis crediticia es uno de los principales problemas de la crisis de la deuda soberana española. La rentabilidad del bono referencial ha subido hasta alrededor del 6 por ciento debido a las preocupaciones en torno a la capacidad de Madrid de cumplir los objetivos de la Unión Europea para reducir su déficit público, mientras la economía se contrae y uno de cada cuatro españoles está sin trabajo.

Esto, a su vez, ha elevado el coste del endeudamiento privado. “La pérdida de competitividad es muy alta”, dijo García-Legaz, refiriéndose a unos mayores cotes en comparación con Alemania.

Un estudio del BBVA destacó que la financiación representa una carga mayor en los balances de las pequeñas y medianas empresas que en las compañías más grandes, lo que significa que tienen un menor margen para negociar unas condiciones mejores con los bancos.

Sniace, una empresa química en Cantabria que tiene una plantilla de más de 500 personas, cree que las condiciones operativas para las empresas en general han empeorado.

“Operamos en mercados globales y nuestras ventas se ve sobre todo afectadas por las fluctuaciones en el precio de las materias primas con las que trabajamos”, dijo Blas Mezquita, presidente de Sniace, que produce celulosa soluble para aplicaciones textiles, sanitarias y de higiene.

“Pero cuando se trata de la financiación el principal obstáculo es pertenecer a España”, agregó Mezquita. (Información adicional de Paul Day; editado por Fiona Ortiz y Carlos Castellanos)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below