Los indignados abarrotan las calles en su primer aniversario

sábado 12 de mayo de 2012 22:06 CEST
 

Por Tomás Cobos y Emma Pinedo

MADRID, 12 may (Reuters) - Miles de personas abarrotaron las plazas de toda España el sábado para protestar contra la profunda crisis económica y sus responsables, en el primer aniversario del movimiento de los "indignados", que ha desencadenado protestas similares en otros puntos del mundo.

La madrileña Puerta del Sol y la barcelonesa Plaza de Cataluña eran los dos focos más multitudinarios de las protestas, que pretenden recordar que los motivos que llevaron a tomar las calles hace un año al denominado 15-M o "Spanish revolution" siguen igual de vigentes.

"Hay que plantarse ya y decir basta. Nos toman el pelo diciendo que somos unos vagos para desmontar el sistema público y quitarnos la educación y la sanidad y ahora rescatan a los banqueros", dijo a Reuters Gloria Bravo, funcionaria de 48 años, que participaba en la manifestación de Madrid, la primera de las marchas, actos, asambleas, talleres y encuentros organizados hasta el martes.

El 15-M ha concretado en cinco sus reivindicaciones, entre ellas "ni un euro más para rescatar a los bancos", un tema especialmente candente después de que el Estado español anunciara esta semana la toma de una participación mayoritaria en el capital del grupo BFA-Bankia con el fin de sanear la entidad y recuperar la confianza de los mercados.

En el centro de la capital, cuatro marchas confluyeron el sábado por la tarde en la Puerta del Sol, epicentro del movimiento, en un ambiente festivo y reivindicativo, mientras se coreaban lemas como "lo llaman democracia y no lo es" o "menos policía y más educación".

Entre los manifestantes, un grupo disfrazado de ejecutivos banqueros pero con nariz de payaso iban gritando a su alrededor: "Metan su dinero en nuestro monedero" mientras agitaban en el aire sus carteras.

En el año de vida del 15-M, que bebió de la primavera árabe e inspiró a otros movimientos de protesta como Occupy Wall Street, la situación económica del país ha empeorado, entrando en su segunda recesión en tres años y dejando a casi uno de cada cuatro trabajadores en paro.

El Gobierno de Mariano Rajoy, que desbancó a los socialistas en noviembre con mayoría absoluta, ha comenzado a acometer recortes en los pilares del Estado de bienestar para contener un déficit desbocado que mantiene a España al borde del rescate, y ya ha empezado a notar el desgaste en el apoyo ciudadano, según el Centro de Investigaciones Sociológicas.   Continuación...