8 de mayo de 2012 / 10:37 / en 5 años

Empresas españolas buscan protegerse contra riesgos en Latam

Por Tracy Rucinski y Robert Hetz

MADRID, 4 may (Reuters) - Las empresas españolas, que tradicionalmente se han beneficiado del alto crecimiento del negocio en Latinoamérica, son muy conscientes de los riesgos políticos que implican estas inversiones, por lo que en muchas casos han adoptado medidas para proteger sus inversiones.

Así, el anuncio del presidente boliviano, Evo Morales, de nacionalizar Transportadora de Electricidad (TDE), filial de Red Eléctrica, no degeneró en una guerra de declaraciones entre las partes, sino que REE se limitó a señalar su disposición a negociar una compensación pertinente.

Sin embargo, la sangre fría de REE se explica con el escaso impacto que la medida tendrá en sus cuentas.

"La inversión realizada por REE (92 millones de euros en el primer semestre de 2002) ya se encuentra provisionada casi al 100 por cien", dijo Banesto Bolsa en una nota a sus clientes.

La repatriación de dividendos, la concesión de créditos en condiciones favorables, y lucrativos contratos de asesoramiento alimentaron durante años un sostenido trasvase de fondos desde Bolivia a España e hicieron rentable la inversión de REE en el país andino, de acuerdo con las cuentas de Red Eléctrica Internacional depositadas en el Registro Mercantil.

La diferencia entre este caso y el de la nacionalización de la participación de Repsol en la petrolera YPF por parte del Gobierno argentino es que el grupo español obtenía un cuarto de su resultado bruto de explotación (EBITDA) de YPF y atesoraba la mitad de sus reservas de crudo en el país más austral del mundo.

Eso podría explicar, en parte, la diferencia de tono en la reacción del Gobierno español ante las respectivas nacionalizaciones: mientras calificó la expropiación de REE como "perfectamente legítima", consideró que la renacionalización de la participación de Repsol en YPF fue una "agresión" a los intereses de España.

PROVISIONES COMO ESCUDOS

En previsión de medidas de este tipo, desde que Morales asumió el poder en Bolivia en 2006 REE ya provisionó la mayor parte del valor de la filial, que compró en 2002 por 91 millones de dólares.

La matriz valoró a TDE en apenas 6 millones de euros (7,9 millones de dólares), según las cuentas de 2010. Al dar un valor tan bajo a sus activos en Bolivia, REE abre la puerta a computar como plusvalías la compensación económica que Bolivia podría pagarle por la expropiación.

REE también redujo sus inversiones en Bolivia desde la llegada a la presidencia de Morales, a la vez que incrementó el pago de dividendos de TDE a Red Eléctrica Internacional, además de generar beneficios con préstamos a su filial boliviana, según muestran las cifras anuales.

Incluso el ministro de Asuntos Exteriores español, José Manuel Maragallo, calificó la nacionalización como "legítima", un comentario que sugiere que no está totalmente en desacuerdo con las críticas de Bolivia sobre el recorte de las inversiones de REE.

En Argentina, Repsol hace años que viene reduciendo su inversión, diversificándose a Brasil, el Golfo de México y África occidental.

Sin embargo, la pérdida de YPF, por la que recibirá una suma aún no determinada -pero en todo caso mucho más baja que los 9.000 millones de euros que exige - sí representa un duro golpe a sus finanzas.

Receloso del Gobierno argentino, Repsol había estado negociando la venta de su 57 por ciento en YPF con la china Sinopec, pero la posibilidad de llegar a un acuerdo se vino abajo cuando la presidenta, Cristina Fernández, decidió nacionalizar la petrolera.

El gigante petrolero español tiene mejores relaciones con Bolivia, y su presidente, Antonio Brufau, parece llevarse bien con Morales. De hecho, estuvo presente el martes cuando el mandatario boliviano inauguró un complejo de gas natural en el campo de Margarita, propiedad de Repsol, el mismo día del anuncio de la nacionalización de TDE.

"Bolivia necesita socios, y no dueños (...) Vengo a saludar a las empresas extranjeras que son socios del Estado", dijo Morales.

Morales nacionalizó la industria del gas natural en 2006, y los inversores extranjeros, como Repsol, operan con una modalidad contractual que las convierte en proveedoras de servicios al Estado. Bolivia podría revocar las concesiones si las compañías no satisfacen sus compromisos de financiación.

Otras compañías en Bolivia son BBVA, la eléctrica Iberdrola (con activos de distribución de energía) y la concesionaria de carreteras Abertis, aunque su exposición es muy pequeña y representa menos del 1 por ciento de sus ingresos. BBVA e Iberdrola no brindaron detalles de su exposición al país.

Mientras Morales ya amenazó en el pasado con expropiar infraestructuras, el analista de Eurasia Group Joao Augusto de Castro dijo que la nacionalización de TDE podría marcar el fin del ciclo de expropiaciones.

¿RIESGO U OPORTUNIDAD?

Esta es la pregunta que más frecuentemente se plantea cuando se aborda la presencia de empresas españolas en Latinoamérica.

El año pasado, sólo las empresas españolas integradas en el selectivo Ibex-35 facturaban unos 115.000 millones de euros en Latinoamérica, es decir uno de cada 4 euros de su cifra de negocio global.

El primer puesto de este grupo lo ocupa Telefónica, que, con 29.237 millones de euros facturados en 2011, generó el 46,5 por ciento de sus ingresos, y el 54 por ciento de su resultado bruto de explotación (10.941 millones de euros) en esta región.

Le siguen muy de cerca los bancos Santander y BBVA , defensores tradicionales del atractivo de las inversiones en esta región por el elevado potencial de crecimiento ofrecen estos países.

Latinoamérica ha servido también durante mucho tiempo de bastión para compensar el descenso de los ingresos en España, que actualmente pasa por una segunda recesión en tres años, y para amortiguar el castigo que sufren la mayoría de las empresas españolas en la bolsa.

De hecho, las crisis económicas y cambiarias que algunos países, como Argentina, han sufrido desde el comienzo del nuevo milenio se consideran como meros baches que, en el peor de los casos, requerían ajustes contables pero sin traducirse -en la mayoría de los casos- en una salida efectiva de fondos.

Telefónica reconoce que tiene invertidos más de 100.000 millones de euros en la región. El año pasado, repatrió 3.139 millones de euros de sus filiales latinoamericanas y el importe podría haber sido mayor si Venezuela hubiera dado su consentimiento al pago de un dividendo cercano a 1.000 millones de euros al tipo de cambio oficial.

"A 31 de diciembre de 2011, estaba sin aprobar por parte del regulador venezolano CADIVI el pago de dos dividendos aprobados por Telefónica por importe de 5.882 bolívares venezolanos", dijo Telefónica en su informe anual.

No es el único revés que Telefónica, que también cuenta con una fuerte presencia en Argentina, sufrió el año pasado en Venezuela. La hiperinflación y la sostenida depreciación de la moneda local frenaron su EBITDA e hicieron necesarios ajustes contables por deterioro de los activos, pero también mermaron el volumen de la deuda de su filial venezolano.

Las compañías dicen que medidas como las adoptadas en Bolivia, Argentina y Venezuela, no llegan por sorpresa, y que continúan apostando por países más seguros.

Chile, Colombia, Brasil y Perú ya han dado pasos para asegurar un marco legal que genere confianza en los inversores extranjeros, atrayendo el interés del sector privado español.

Aunque más recientemente las compañías se han decantado por países con marcos legales más estables como Brasil o Chile, Argentina era un área de inversión importante hasta que Néstor Kirchner asumió la presidencia en 2003 y comenzó a empujar hacia un modelo económico más estatalizado, que su esposa y sucesora Cristina Fernández ha continuado.

Las energéticas Gas Natural y Endesa tienen activos de generación de electricidad y distribución en Argentina que podrían estar en la agenda nacionalizadora del Gobierno.

Otras firmas con grandes intereses en Argentina son Telefónica y Santander, con su filial Santander Rio, que tiene más de 300 sucursales en el país, así como el grupo de construcción Obrascon Huarte Lain.

Abertis ya hace varios años tiene provisionada toda su exposición a Argentina a través de su unidad Ausol.

En Venezuela, Hugo Chávez ha amenazado con nacionalizar los bancos del país -entre los que se encuentra Banco Provincial, de BBVA-, alegando una insuficiente concesión de créditos a proyectos agrícolas.

En 2007 Chávez llegó a amenazar con expropiar los negocios españoles tras el famoso incidente del "¿Por qué no te callas?" que pronunció el rey de España, Juan Carlos I, dirigido al presidente de Venezuela en la XVII Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado.

Santander, que buscaba salir de un mercado muy regulado, vendió sus participaciones al Gobierno venezolano en 2008 después de que Chávez bloqueara su venta a un inversor privado.

Las nacionalizaciones no han sido los únicos obstáculos a los que se han enfrentado las inversiones españolas en Venezuela. Además de los problemas con la repatriación de dividendos, Telefónica se encuentra con dificultades en Veneuzuela a la hora de subir las tarifas debido a los controles de precios.

Jorge Calvet, presidente de la eólica española Gamesa , dijo recientemente que Latinoamérica aún ofrecía oportunidades de inversión pero que los inversores se lo pensarían dos veces antes de entrar en nuevos mercados.

Esto no ha impedido que el jueves pasado Gamesa anunciara su entrada en Uruguay con un contrato de suministro de 50 megavatios para un parque eólico que desarrolla Abengoa , otra firma española. (editado por Feliciano Tisera y Tomás Cobos)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below