24 de abril de 2012 / 20:33 / en 5 años

BREAKINGVIEWS-¿Cómo sería un rescate de España?

(Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones que expresan son de su autoría)

Por Neil Unmack y Fiona Maharg-Bravo

LONDRES/MADRID 24 abr (Reuters) - España no necesita un rescate inminente. Ya ha recaudado la mitad de su financiación para este año, y sus bancos deberían ser capaces de financiarse para el resto de 2012 gracias a los préstamos baratos del Banco Central Europeo, pero el Gobierno español podría necesitar ayuda en algún momento.

El aumento en los rendimientos de sus bonos y los temores sobre la solvencia soberana podrían tensar la liquidez de los bancos, o hacer que les sea difícil seguir financiando al Gobierno.

Un rescate completo, como los de Grecia, Irlanda o Portugal, pondría a prueba los recursos de la zona euro. Los mercados podrían temer que Italia podría ser el próximo. Los inversores pueden incluso empezar a preocuparse por una posible reestructuración de la deuda, como lo hacen en estos momentos por Portugal.

España necesita un programa diferente, que se basaría en tres pilares.

En primer lugar, los bancos. Aunque el Gobierno está obligando a las entidades financieras españoles al aprovisionamiento contra mayores pérdidas por bienes inmuebles, los mercados no están convencidos de que sea suficiente, ya que la economía ha entrado en una grave recesión.

Un capital adicional podría provenir de los mecanismos de apoyo de la zona euro, que prestan a los gobiernos, los cuales luego concederían préstamos a los bancos. Pero España simplemente estaría asumiendo más deuda. Por el momento, no es posible para la zona euro inyectar dinero directamente en los bancos.

Si España se viera obligada a apuntalar a sus bancos por sí sola, debería tratar de limitar su exposición compartiendo las pérdidas con los bancos acreedores, aunque esto podría resultar difícil debido a que los tenedores de bonos junior son sobre todo clientes minoristas.

Madrid también podría utilizar un esquema de protección de activos, lo que ayudaría a distribuir los costos iniciales de recapitalización a través del tiempo.

En segundo lugar, la financiación.

España necesita 170.000 millones de euros en los próximos dos años, según Investec, el banco de inversión. Los inversores tienen que ser persuadidos para comprar deuda española.

La mejor manera sería una reanudación del programa de compra de bonos del BCE. El fondo de rescate de la zona euro, el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera, puede comprar bonos legalmente en el mercado secundario, pero sólo el BCE tiene los recursos para mantener los rendimientos estables y tranquilizar a los mercados.

El problema es que los inversores de bonos se preocuparán de que el BCE prescindirá de sus pérdidas en el caso de una reestructuración, como ocurrió con Grecia. Idealmente, el organismo debería ser tratado como los tenedores de bonos del sector privado.

Una alternativa sería que comprase bonos de una manera tan contundente que eliminase los temores de una moratoria. Pero eso es algo que el banco central no ha estado dispuesto a hacer hasta ahora, en parte debido a la oposición del Bundesbank.

Por último, España necesita un ajuste presupuestario.

Los mercados temen que se verá forzada hacia una espiral sin fin de autodestructiva austeridad. El FMI reconoce que España no va a lograr la meta de déficit de este año, y perderá el objetivo del 3 por ciento del próximo año por 2,7 puntos porcentuales del PIB - a menos que tome más cartas en el asunto.

Funcas, el organismo de investigación de las cajas de ahorro, predice que la economía de España se contraerá un 1,5 por ciento el próximo año, gracias en parte a la reducción del déficit, mientras que la tasa de desempleo alcanza un impresionante 26,3 por ciento. Hace falta relajar las metas fiscales es necesario. Esto podría alimentar los temores de relajación en el norte de Europa - por lo que, como un quid pro quo, España tendría que seguir promulgando duras reformas.

Un "rescate ligero" español necesita los tres pilares. Ninguno de ellos es fácil. Pero la alternativa, un plan de rescate en toda regla, desencadenando una espiral de contagio y una posible moratoria, sería mucho peor. (Traducido por la Mesa de Santiago de Chile; Edición de Teresa Larraz)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below