Eurovegas: un controvertido Plan Marshall contra la crisis

jueves 15 de marzo de 2012 13:34 CET
 

Por Robert Hetz

MADRID, 15 mar (Reuters) - "Bienvenido Mr. Adelson", titulaba el diario La Vanguardia cuando Sheldon Adelson, uno de los hombres más ricos de EEUU y dueño de casinos en Las Vegas, Singapur y Macao, visitó recientemente Barcelona en busca de posibles ubicaciones para una nueva ciudad de casinos en Europa.

Al igual que en la famosa película "Bienvenido, Mr. Marshall", el diario parodiaba el entusiasmo con que los administradores y empresarios locales han abierto sus puertas al multimillonario presidente de Las Vegas Sands, sedientos de inversiones que saquen su región de la crisis.

De hecho, el proyecto que lleva Adelson en la cartera es impresionante: una docena de hoteles con 36.000 camas, 6 megacasinos, 18.000 máquinas tragaperras, 3 campos de golf y la promesa de crear hasta 250.000 empleos para una región que lucha contra una tasa de paro del 20,5 por ciento.

Pero el precio que exige el empresario estadounidense por una inversión de 15.000 millones de euros en una década es elevado.

"Estamos intentando traer a España una industria nueva, por eso estamos pidiendo algunas modificaciones legales para este nuevo negocio", dijo una fuente que participó en la organización del viaje de la delegación de Las Vegas Sands a España.

El promotor estadounidense no ha presentado oficialmente su lista de peticiones pero, según la prensa, éstas incluyen la cesión gratuita de solares públicos y privados, inversiones estatales en nuevas infraestructuras y vacaciones fiscales durante 10 años.

"Leyes a medida para la capital de juego", dijo el diario El País para añadir que el magnate quiere también cambiar los estatutos laborales vigentes para poder contratar ad hoc trabajadores dentro y fuera de España y reducir el pago de las cuotas a la Seguridad Social.

Una legislación más laxa con el tabaco en sus casinos y la creación de una nueva carrera académica en las universidades españolas --un master sobre la industria del juego-- serían otros de los incentivos que desearía Sheldon.   Continuación...