9 de marzo de 2012 / 16:33 / en 6 años

ACTUALIZA 2-CNE insta a actuar con urgencia sobre déficit tarifa

* Informe destaca precios España superiores a media comunitaria

* Para eliminar déficit en 2015, peajes subirían 4,9%/año, con recortes

* Presidente de organismo se desliga del informe, considera medidas insuficientes

* Calcula impacto 4.000 mln euros con céntimo verde y tasas a hidroeléctrica y nuclear

* Red Eléctrica y Enagás se hunden en bolsa

* Industria dice no aplicará algunas de las propuestas, lamenta perjuicios por informe (añade reacción del ministerio de Industria, actualiza cotización al cierre)

Por Andrés González y Jose Elías Rodríguez

MADRID, 9 mar (Reuters) - La Comisión Nacional de Energía (CNE) hizo público el viernes un extenso informe sobre la situación del sector energético en el que critica la falta real de competencia y el persistente déficit de tarifa y propone al nuevo Gobierno una serie de medidas que van desde el aumento de los peajes a la liberalización total de las tarifas.

El Gobierno respondió con un duro comunicado, en el que lamenta la divulgación del mismo (que había pedido expresamente que no se publicara) y aseguró que se trata de un texto consultivo, e incluso afirma que contiene medidas que no son compartidas y directamente “no se van a adoptar”.

“La Secretaría de Estado de Energía lamenta las consecuencias que la publicación del informe, por decisión unilateral y exclusiva de la Comisión Nacional de Energía, haya podido causar o cause en el futuro a la situación de las empresas e intereses de los mencionados, directa o indirectamente, en el reiterado informe”, afirma Industria en su nota.

La publicación del informe provocó fuertes caídas en Bolsa de Red Eléctrica y Enagás, mientras que las eléctricas “integradas” como Gas Natural o Iberdrola apenas notaron impacto.

El informe presentado el viernes por la CNE contien un anexo con la opinión particular del presidente del organismo, Alberto Lafuente, que se desliga del informe con una visión mucho más pesimista en la que hace una encendida defensa del consumidor (particular o empresa) y advierte que las medidas propuestas en el estudio que él mismo suscribe con su abstención no bastarán para resolver el problema del déficit de tarifa al estar supeditadas a los Presupuestos en un momento de extrema austeridad.

“Si los Presupuestos Generales del Estado no pudieran atender el déficit tarifario no cubierto por las medidas propuestas en el Informe, el incremento de peajes necesario para alcanzar el equilibrio entre ingresos y costes en el año 2012 sería aproximadamente del 30,7%, lo que no parece aceptable”, señala Lafuente, que fue propuesto por el anterior gobierno socialista.

Tras una década de indecisiones o errores políticos, el actual Gobierno del PP enfrenta un notable problema con el déficit de tarifa eléctrica (la diferencia entre el coste de la electricidad y los ingresos de las compañías reconocidos por el Estado), que asciende a más de 24.000 millones de euros y que podría sumar otros 5.000 millones a finales de este año. El coste político y social de sufragar el desfase con subidas de tarifas y el poder de los lobbies energéticos han frustrado cualquier intento de solución realista y equilibrada en el pasado.

La CNE, que se va a integrar en Economía tras la reestructuración de los reguladores nacionales, está compuesta por siete consejeros. Actualmente cinco de ellos son a propuesta del PSOE, uno designado por CiU y otro por PNV.

En opinión del presidente del regulador, el informe no propone un reparto “equitativo” de las cargas del déficit y, en concreto, rechaza que el coste del quebranto en la tarifa recaiga sobre el consumidor que es “quien paga los costes”, aunque sea el sector el que financia el déficit.

“Las proyecciones del déficit tarifario invitan a concluir que la electricidad va a ser un lastre considerable de la competitividad de la empresa española, siempre que los ajustes necesarios para eliminar el déficit se trasladen a los precios”, señala.

Aunque el informe, que tiene carácter consultivo y no vinculante, contempla una senda de reducción del déficit según la cual implantando una serie de medidas y elevando la tarifa el quebranto generado cada año tenderá a desaparecer alrededor del año 2015, Lafuente dice que el análisis olvida “que la financiación diferida del déficit tarifario acumulado hasta la fecha y próximo repercutirá en los peajes eléctricos durante muchos años”.

Los costes de financiación del déficit, que actualmente se tituliza a través de un programa de emisiones avaladas por el Gobierno y que compiten directamente con la deuda pública española, los pagan a la larga los consumidores, puesto que se repercuten en la factura de la luz.

El informe recoge una serie de recomendaciones para controlar del déficit, incluyendo una reducción de las primas a la energía solar a corto plazo y un recorte en los costes de la promoción renovable a medio plazo.

Sin embargo, el presidente del organismo considera “notoriamente insuficientes” las medidas propuestas y asegura que apenas alcanzan los 1.600 millones de euros en 2012 frente a los 4.800 millones de euros previstos de ahorro en el año 2015. “La absorción definitiva del déficit tarifario irá, en todo caso, mucho más allá de 2016, como consecuencia del pago de anualidades correspondientes a su financiación”, sentencia.

Los expertos de la CNE no recomiendan acción impositiva alguna, pero realizan un ejercicio teórico según el cual, una tasa a la producción hidroeléctrica y nuclear y la introducción del conocido como céntimo verde (gasolina y gasóil) generarían alrededor de 4.000 millones de ingresos (con un impuesto de 0,07 euros por litro y una tasa de entre 10 y 15 euros por MW/h para la producción hidroeléctrica y nuclear).

“La fiscalidad no es una opción para resolver el problema del déficit tarifario eléctrico, es una necesidad para que no se trasladen adicionalmente al consumidor final ni los déficit temporales, ni el coste de su financiación, por lo que debería formar parte del texto principal del informe”, opina LaFuente.

Además, la opinión particular del presidente sobre el informe también critica que éste no ataque convenientemente la situación del mercado de petróleo en España.

“La omisión en el Informe de análisis relativos al sector de los hidrocarburos líquidos, que representa el 47% del mix de energías primarias (incluida la energía renovable) de nuestro país, carece de justificación”, dijo Lafuente en su informe.

LOS PRECIOS MÁS CAROS DE EUROPA

Pese a que anualmente se genera un ingente déficit y que las empresas han criticado constantemente que los consumidores españoles -- tanto industriales como domésticos -- deberían pagar más por la electricidad, el informe afirma claramente que en España tanto empresas como familias pagan uno de los precios eléctricos más caros de Europa.

“En resumen, en España los precios finales de electricidad de los consumidores industriales, que tienen un impacto directo en la competitividad industrial, se sitúan en el umbral de precios más elevados de Europa. En relación a los precios finales de los consumidores domésticoresidenciales, especialmente de electricidad, registran puestos de los más elevados del ranking europeo”, afirma el informe.

Lafuente va más allá en su crítica al alto precio de la electricidad y afirma que este importante coste supone un auténtico lastre para la competitividad de la economía española, precisamente uno de las cuestiones que están siendo más criticadas por los organismos comunitarios y que el nuevo Gobierno se ha propuesto mejorar.

MEDIDAS PARA UN AHORRO DE 4.251 MLN EUR EN 2016

La CNE ha calculado en 4.251 millones de euros el impacto económico que tendrían las medidas propuestas sobre su escenario base de previsión en 2016, gracias principalmente a la introducción de un recorte a las subvenciones a las instalaciones renovables.

Para este año, las medidas propuestas supondrían un ahorro de 2.020 millones de euros, según la CNE. Para la elaboración de estos cálculos, el regulador no tiene en cuenta sus estimaciones sobre impuestos ni a la producción hidroeléctrica y termosolar ni el céntimo verde, que sin embargo si cifra.

Las medidas propuestas por la CNE van desde un recorte a los pagos por capacidad, recorte de las retribuciones al transporte y a la distribución, cambios en la financiación del déficit tarifario o el ya mencionado recorte a las subvenciones de las instalaciones renovables.

En el caso concreto de las renovables, este ahorro se llevaría a cabo mediante una reducción de las actualizaciones futuras de las primas, es decir, recortando el incremento anual o trimestral de la prima que tienen reconocido este tipo de tecnologías. Con esta medida, la CNE calcula que se recortarían los costes del sistema inicialmente (en 2012) en 209 millones de euros, una cifra que se incrementaría hasta los 1.001 millones de euros en 2016.

Además, la CNE propone recortar un 12 por ciento la prima que reciben las plantas termosolares, lo que ahorraría 47 millones de euros en 2012, una cifra que se disparará hasta los 200 millones de euros en 2016.

El órgano propone asimismo actuaciones en la retribución tanto del transporte como de la distribución, con un ahorro conjunto de hasta 1.434 millones de euros en 2016.

Incluso aplicando todas las medidas y dada la magnitud de la deuda pendiente, la CNE afirma que para obtener un déficit cero en 2015 será necesaria un alza sostenida de los peajes, que calcula en un incremento anual del 4,9 por ciento.

Para eliminar el déficit, como está previsto en la legislación, este mismo 2012, sería necesario un alza del 30,7 por ciento en los peajes durante este ejercicio, lo que se traduciría en un incremento de alrededor del 15 por ciento en la factura eléctrica.

REE Y ENAGAS SE HUNDEN

Analistas consultados afirmaron que el informe - que también recomienda un recorte en la retribución a la distribución regulada de gas y electricidad- va a pesar principalmente sobre la cotización de Red Eléctrica, a la que propone un fuerte recorte de sus ingresos, así como para Enagás, que también vería reducida ligeramente su remuneración si se aplicaran las medidas propuestas por el regulador.

Sin embargo, destacan que es más benigno con las eléctricas integradas, como Endesa, Iberdrola o Gas Natural, al no proponer directamente una tasa a la producción hidroeléctrica y termosolar como se esperaba.

De hecho, Red Eléctrica cayó 4,9 por ciento después de haber tocado descensos del hasta el 13 por ciento en la bolsa española. Enagás cedió un 3 por ciento al cierre mientras que Iberdrola, Gas Natural, Repsol o Endesa experimentaron ligeras caídas inferiores al 0,6 por ciento. El Ibex bajó un 0,3 por ciento. (Información de Andrés González y Jose Elías Rodriguez; Editado por Carlos Ruano)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below