Moody's baja rating a NCG, BFA-Bankia, advierte a Catalunya Banc

martes 7 de febrero de 2012 18:56 CET
 

MADRID, 7 feb (Reuters) - Moody's rebajó el martes la calificación de la deuda a largo plazo de la entidad bancaria nacionalizada NovaCaixaGalicia y de Bankia, y advirtió de posibles rebajas en la deuda de Catalunya Banc, el banco creado por Catalunya Caixa, que está también en manos del Estado.

El rating deuda a largo plazo de Bankia bajó a Baa3 desde Baa2, mientras que el de BFA, el holding del que cuelga Bankia , se rebajó a Ba3 desde Ba2, ambos con perspectiva negativa.

Para la la entidad gallega, el rating se recortó a Ba1 desde Baa3 y además Moody's advirtió de que aún puede volver a recortar dicho rating, que comenzó a revisar el 12 de diciembre.

"La decisión de Moody's se debe al deterioro material del perfil crediticio del banco y la mayor posibilidad de que NCG Banco necesite mayor apoyo, ya sea público o privado, para compensar el déficit de capital procedente del cálculo que hace Moody's de las pérdidas esperadas en su balance y las nuevas exigencias de provisiones aprobadas por el Gobierno español", dijo.

Otros motivos de la rebaja son "la débil posición de liquidez de NCG", con un déficit de financiación que es cubierto en gran parte por el BCE, así como una alta tasa de morosidad que podría deteriorarse aún más este año (15 por ciento a finales de septiembre pasado) y la "débil capacidad de generación de ingresos" debido al actual proceso de desapalancamiento.

En cuanto a Catalunya Banc, Moody's --que rebajó el rating de fortaleza financiera (BSFR) a "E+" desde "D"-- destaca gran parte de los argumentos esgrimidos sobre NCG y señala también las mayores exigencias de saneamiento en España, así como el difícil entorno operativo, que hace probable deterioros adicionales en los activos.

El 10 de octubre de 2011, el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) realizó una inyección de capital de 2.465 millones en NCG Banco ante la imposibilidad de la entidad gallega, producto de la fusión de dos cajas de ahorros, de cumplir por sí sola con los nuevos mínimos regulatorios de solvencia.

Tras esta inyección, que se realizó en forma de acciones ordinarias, el FROB controla el 90 por ciento del capital de NCG Banco. Pese a que el FROB puede permanecer al menos dos años en la capital de la entidad, ha anunciado públicamente que tiene la intención de desinvertir su participación a corto plazo.

En lo que a la entidad catalana se refiere, el FROB inyectó 1.718 millones de euros el 30 de septiembre, tras lo cual el fondo público controla un 89,7 por ciento del capital, que también pretende desinvertir a corto plazo. (Información de Tomás Cobos; editado por Rodrigo de Miguel)