10 de febrero de 2012 / 9:43 / hace 5 años

DATOS CLAVE-El déficit de la tarifa eléctrica en España

3 MIN. DE LECTURA

MADRID, 10 feb (Reuters) - El denominado déficit de la tarifa eléctrica, resultante de la diferencia entre la factura que pagan los consumidores y los costes de generación, es uno de los problemas más serios del sistema eléctrico español, tanto por su volumen como por su compleja resolución.

El déficit, en Cifras

El nuevo ministro de Industria, José Manuel Soria, ha marcado entre sus prioridades resolver el colosal agujero del déficit tarifario. Como primera medida, a finales del mes enero el Gobierno aprobó una supresión temporal de las subvenciones para nuevas plantas de energías renovables que frenará el caballo desbocado del déficit pero que no ataca la raíz del problema.

Analistas estiman que el impacto de esta moratoria en el erario público será este año de unos 160 millones de euros, frente a los más de 7.200 millones en primas a las instalaciones existentes y prerregistradas.

La deuda reconocida de los consumidores con las eléctricas, el denominado déficit de tarifa, se situó en términos acumulados en 24.000 millones a finales de 2011.

De esta cifra, una parte se ha recuperado a través de la factura de la luz y 10.600 millones se han titulizado a través del FADE (Fondo de Amortización del Déficit Eléctrico), un vehículo emisor que actualmente tiene cedidos derechos de cobro por 13.500 millones. A esta última cifra, según fijó recientemente Industria, habría que añadir derechos de cobro susceptibles de cesión por otros 10.313 millones.

Antecedentes

Su origen se remonta a principios de la década pasada, cuando se obligó a las eléctricas a vender electricidad a precios inferiores a los costes de generación y acceso.

Además, se financiaron con cargo al déficit apartados del sistema como las primas a las energías renovables, el tratamiento de residuos nucleares o las subvenciones extrapeninsulares.

En diciembre de 2010, el anterior Gobierno socialista aplicó una serie de medidas dirigidas a reducir los costes del sistema en 4.000 millones de euros en el plazo de tres años, entre ellas un fuerte recorte a las primas a renovables, especialmente en las tecnologías solares.

Aunque la idea era acabar con el mismo en 2013, la crisis de la deuda soberana europea complicó este objetivo, evitando que el año pasado el FADE pudiese titulizar los 13.500 millones que se había fijado.

Información de Jose Elías Rodríguez, Andrés González; Gráfico de Vincent Flasseur, Martin Roberts

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below