Caixabank no negocia fusión, obra social mejoraría con Bankia

viernes 27 de enero de 2012 12:57 CET
 

BARCELONA, 27 ene (Reuters) - Caixabank no está en negociaciones formales de fusión ni con Bankia ni con ninguna otra entidad, aunque sus directivos reconocieron contactos con otras entidades y añadieron que una eventual integración con la entidad madrileña no supondría en modo alguno restar capacidad a la obra social, una de sus principales señales de identidad.

"No estamos negociando con nadie, todo el mundo habla con todo el mundo. En España tenemos presencia importante, a lo mejor nos interesa más fuera", dijo el presidente de Caixabank, Isidre Fainé, tras ser preguntado por una fusión con Bankia, tras especulaciones en el mercado en este sentido.

El ejecutivo manifestó además que no sentía presión de ningún tipo por parte del Gobierno para abordar una integración con la entidad madrileña, que se encuentra ahora mismo en el punto de mira de los mercados debido a su fuerte exposición al dañado sector inmobiliario.

No obstante, el ejecutivo manifestó que veía lógico que el Ejecutivo promoviera nuevas concentraciones para avanzar en el proceso de reestructuración del sector financiero.

"Ninguna presión de ningún tipo, es cierto que hay intención por parte del ministro de Economía (Luis de Guindos) de ayudar con las fusiones y tiene cierta lógica, con un negocio cayendo y en contracción, buscar masas críticas", manifestó Fainé, que reconoció que las fusiones permitían reducir costes drásticamente.

En todo caso Fainé insistió en señalar respecto a los rumores de mercado de fusión con Bankia que "las cosas no se hacen así, al estilo del Oeste, lo cojo y lo mato".

Preguntado posteriormente el vicepresidente ejecutivo y consejero delegado de Caixa, Juan María Nin, respecto a cómo le encajaría a Caixabank una fusión con Bankia teniendo en cuenta sus planes de mantener el control de la entidad y de mantener las dotaciones de unos 500 millones de euros a la obra social, el directivo señaló: "La respuesta es que no solamente sería factible sino que una Caixabank y un grupo Caixa más grande haría más obra social".

"Creo que nosotros tenemos un modelo de obra social de éxito, reconocido internacionalmente y por lo tanto si somos más grandes, pues más carbón y más leña y más obra social, por lo tanto no solamente compatible sino deseable", añadió.

La enorme exposición del grupo BFA-Bankia al maltrecho negocio del ladrillo - con 11.000 millones de euros de activos inmobiliarios es el banco más afectado del país en este ámbito - podría, según numerosos analistas, complicar enormemente su supervivencia en solitario, específicamente teniendo en cuenta el previsible endurecimiento en la política de provisiones para este tipo de activos.

El Gobierno español todavía no ha detallado exactamente cómo va a avanzar en la reestructuración del sector aunque ha dejado meridianamente claro que se realizará sobre la base de más fusiones y que obligará a la banca realizar provisiones adicionales por 50.000 millones de euros para recuperar la confianza de los inversores y activar la concesión del crédito a hogares y empresas. (Información de Jesús Aguado; editado por Tomás Cobos)