Líderes UE acuerdan pacto fiscal, renuncian a cambio tratado

viernes 9 de diciembre de 2011 08:21 CET
 

MADRID, 9 dic (Reuters) - Por Luke Baker y Julien Toyer

BRUSELAS, 9 dic (Reuters) - Los líderes de la Unión Europea sellaron un pacto para asegurar una mayor disciplina fiscal pero no fijaron un cambio a su tratado que consagre esas reglas, por lo que un acuerdo ahora podría involucrar a las 17 naciones de la zona euro junto a cualquier otra que quiera sumarse, dijeron diplomáticos. Un acuerdo que habría involucrado a los 27 miembros de la UE se desmoronó -elevando la posibilidad de una Europa que avanza a dos velocidades- luego de que el primer ministro británico, David Cameron, exigió concesiones que Alemania y Francia no estuvieron dispuestas a conceder, dijo uno de los funcionarios. "Siempre dijimos que lo haríamos con 17 si no funcionaba con 27. Eso es lo que pasó", dijo un funcionario de alto rango de la UE a Reuters. Los líderes de la UE, reunidos en Bruselas, acordaron que se impondrán sanciones automáticas para los países de la zona euro que incumplan sus metas de déficit a menos que tres cuartas partes de los estados miembro voten contra la medida. Los políticos también aprobaron una nueva regla fiscal sobre presupuestos balanceados que será incluida en las constituciones nacionales. "Hay un acuerdo entre los líderes sobre el nuevo pacto fiscal", dijo un funcionario de la UE a los periodistas. Luego de casi 10 horas de negociaciones que se extendieron hasta el viernes en la madrugada, los líderes también decidieron que el fondo de rescate permanente de la zona euro, el MEE, tendrá un tope de 500.000 millones de euros, como insistió Alemania. El MEE no contará con una licencia bancaria, lo que le habría permitido captar fondos del Banco Central Europeo para incrementar su poder de fuego, otra maniobra la que Berlín se opuso. Tan pronto como el borrador de acuerdo de la cumbre se filtró el jueves en la noche, un funcionario germano de alto rango rechazó medidas como incluir que el MEE opere como un banco, y una meta a largo plazo de emitir eurobonos. Las acciones y las materias primas cayeron, mientras que el euro continuó bajo presión, por las dudas crecientes sobre si Europa podrá forjar un plan creíble para resolver la crisis de deuda en la región. El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, quería que los 27 estados de la UE acordaran el cambio en reglas a través de un ajuste menor de un protocolo en el tratado que podría ser implementado rápidamente sin la necesidad de una ratificación total. Pero la canciller alemana, Angela Merkel, exigió un cambio pleno al tratado de la UE para ofrecer un peso adicional a las medidas. Merkel y el presidente francés, Nicolas Sarkozy, habían dicho que si los 27 estados de la UE no apoyaban en su totalidad una mayor unión fiscal mediante la adaptación del existente tratado de Lisboa, entonces los 17 países de la zona euro avanzarían por su cuenta hacia una mayor integración. El peligro para Cameron es que si una gran mayoría de naciones de la UE avanzan hacia una mayor integración, esto podría involucrar discusiones sobre cambios al mercado común y la regulación financiera, que tendrían un impacto profundo en la economía británica. "Cameron fue torpe en sus maniobras", dijo otro diplomático de alto rango de la UE. Los esfuerzos continuaban para lograr que Londres modifique su posición (Reporte adicional de Catherine Bremer en Marsella, John O'Donnell y Jan Strupczewski en Bruselas, Eva Kuehnen y Sakari Suoninen en Francfort, y Terhi Kinnunen en Helsinki; Escrito por Mike Peacock. Editado en español por Carlos Aliaga)