Reyal podría tener que vender activos a pérdida para refinanciar

jueves 1 de diciembre de 2011 16:03 CET
 

MADRID, 30 nov (Reuters) - La inmobiliaria Reyal Urbis , que se encuentra inmersa en negociaciones para refinanciar una deuda de casi 3.700 millones de euros, dijo que en las conversaciones con los acreedores se contempla la posibilidad de que se vea obligada a vender activos asumiendo pérdidas superiores a las previstas.

"En la medida en la que el actual proceso de negociación con las entidades financieras puede contemplar la necesidad de realizar activos inmobiliarios en el corto plazo, entendemos que podrían existir minusvalías adicionales a las consideradas en el valor en libros", dijo en una información remitida a requerimiento del regulador bursátil.

En 2010, como parte del acuerdo de refinanciación firmado en mayo de dicho año, Reyal realizó ventas de activos a bancos, muchos de ellos suelo, con márgenes negativos.

La refinanciación acordada el año pasado permitía a Reyal --que capitaliza en bolsa algo más de 150 millones-- aplazar el vencimiento final hasta 2016 y un periodo de carencia en las amortizaciones del principal hasta 2013.

Además, el corsé acreedor impide a Reyal desarrollar promociones e inversiones y ha supuesto la aplicación de un drástico plan de contención y reducción de costes de estructura.

Reyal añade en su respuesta a la CNMV que sus administradores "consideran que las negociaciones actuales (para la refinanciación) concluirán satisfactoriamente", aunque a día de hoy no puede "indicar con rigor el plazo previsto para la posible finalización del indicado proceso de refinanciación".

Al igual que el resto del sector, Reyal Urbis está sufriendo un brusco parón en su actividad, en un contexto de graves restricciones crediticias, lo que ha llevado a las promotoras a tratar de retrasar sus deudas entregando activos o participaciones en su capital a la banca y reduciendo notablemente su tamaño para enfrentarse a un mercado menguante.

En agosto la inmobiliaria indicó que había convertido un préstamo participativo por importe de 6,8 millones de euros con el fin de evitar la causa de disolución por fondos propios negativos.

Reyal informó ahora en el documento enviado a la CNMV que la refinanciación del crédito sindicado firmado en 2010 permite obligar a las entidades acreedoras a convertir importes adicionales de deuda por hasta 185,9 millones en el caso de que la sociedad se encuentre en causa de disolución.   Continuación...