ACTUALIZA 1-Mayoría absoluta PP facilitará gestión crisis España

lunes 21 de noviembre de 2011 08:54 CET
 

(Actualiza número de escaños, añade destacados)	
	
    * Mayoría absoluta Partido Popular allana camino para
gestionar crisis
    * Mariano Rajoy debe enviar señales inmediatas a mercados
    * Victoria holgada del PP no garantiza calma prima de riesgo

    Por Manuel María Ruiz	
    MADRID, 21 nov (Reuters) - La decisión de los electores
españoles de otorgar la mayoría absoluta al Partido Popular de
centroderecha facilitará la gestión política del país para
remontar una larga crisis económica que se ha cobrado cinco
millones de personas en paro y que amenaza con una nueva
recesión, dijeron analistas.	
    El PP que lidera Mariano Rajoy y llevará las riendas del
poder durante los próximos cuatro años, deberá enviar señales
inmediatas de que su Gobierno está decidido a restaurar la
confianza de los mercados financieros en la economía doméstica,
aspecto clave para evitar el rescate de la cuarta economía del
euro.	
    "Con la mayoría absoluta, el nuevo Gobierno tiene la ventaja
de adoptar las medidas que sean necesarias sin tener que pactar
con otras formaciones políticas", dijo Nicolás López, director
de análisis de M&G valores.	
    Con la ventaja que supone la obtención de 186 escaños del
Congreso de los Diputados sobre el total de 350 que componen la
Cámara Baja española, el PP ya ha prometido concentrar sus
esfuerzos en derrotar la crisis y el desempleo.	
    "Comenzará una nueva etapa a partir de mañana en la que
nuestro único objetivo será vencer a la crisis y al paro",
declaró Ana Mato, directora de la campaña electoral del partido
conservador tras conocer el triunfo de su formación política.	
    Este mismo lunes, Rajoy, que ya se verá sometido a la
evaluación de los mercados financieros mediante la todopoderosa
prima de riesgo, deberá persuadir a la comunidad económica y
financiera doméstica y exterior de que los compromisos adoptados
con Bruselas en términos de consolidación fiscal suponen uno de
los credos de su política económica.	
    "Esto podría ser un buen menú inicialmente bien valorado por
el Banco Central Europeo (BCE) y los inversores en bonos", dijo
Emilio Ontiveros, presidente de Analistas Financieros
Internacionales.	
    Sin embargo, Ontiveros cree que la actitud del líder del PP
no será una condición suficiente para aplacar los nervios de los
mercados financieros, que obedecen a causas mucho más amplias.	
    La semana pasada, la deuda soberana del euro se vio sometida
a los ataques indiscriminados de los mercados, que fueron
particularmente virulentos contra la deuda italiana y española,
cuyo bono rozó la rentabilidad del 7,0 por ciento, un nivel
desconocido desde 1997 y que no poco analistas consideran de
rescate, como ya ocurriera con Grecia, Irlanda y Portugal.	
    "Creo que va a seguir la crisis porque los mercados no se
fían de un gobierno u otro (...)  Se fían de lo que los
gobiernos hacen", dijo Ángel Laborda, director del servicio de
estudios de Fundación de las Cajas de Ahorros.	
    "Hasta que no vea qué hace el nuevo Gobierno, la crisis se
va a quedar mas o menos igual", agregó Laborda.	
    	
    SEÑALES URGENTES	
    Para analistas, los primeros pasos de Rajoy en materia
económica deben dirigirse al diálogo con las comunidades
autónomas y con Bruselas, como citas ineludibles de sus
prioridades domésticas y exteriores.	
    "El PP debe afrontar una negociación con Bruselas a fin de
afianzar la conveniencia de la flexibilidad operativa del BCE y
del fondo de estabilización europea", indicó Ontiveros.	
    "También debe sentarse con el Banco de España para aclarar
los detalles de la reestructuración del sistema bancario y la
normalización del crédito. Además debe convocar el Consejo de
Política Fiscal y Financiera (de las comunidades autónomas) para
reafirmar el imperativo del compromiso fiscal", añadió
Ontiveros.	
    Sobre esta materia, el líder del PP anunció su disposición
para reunirse con todos los gobiernos regionales en un breve
plazo de tiempo.	
    "Convocaré a todas las comunidades autónomas a una reflexión
sobre la forma de abordar las exigencias de esta grave
situación", dijo Rajoy al comparecer ante la prensa tras conocer
su victoria.	
    Pero además de no dejar dudas sobre su compromiso con la
consolidación fiscal, analistas creen que el próximo presidente
del Gobierno español deberá esbozar también un mínimo programa
orientado a espolear la confianza empresarial.	
    "Es importante que se vean fórmulas para compensar las
deudas que tienen algunas empresas con el Estado con otras
obligaciones, como una rebaja impositiva para determinadas
sociedades y para pequeñas empresas que contraten al primer
trabajador", dijo Santiago Sánchez Guíu, coordinador de Economía
del Instituto Flores de Lemus de la Universidad Carlos III de
Madrid.	
    También había consenso acerca de que entre las prioridades
de Rajoy deberá figurar el fortalecimiento del mercado laboral,
sin renunciar a la posibilidad de abordar una nueva reforma que
pueda ser aceptada por los agentes sociales.	
    "En el ámbito de los convenios debe prevalecer el concepto
de la competitividad  en lugar de la inflación, como es la norma
común en la Unión Europea", expresó Joaquín Trigo, director
general del Instituto de Estudios Económicos.	
	
 (Información adicional de Teresa Larraz y Paul Day; editado por
Blanca Rodríguez)