COLUMNA- Los tecnócratas no pueden curar el contagio: James Saft

martes 15 de noviembre de 2011 17:05 CET
 

(El autor es un columnista de Reuters. Las opiniones expresadas son personales)

Por Jim Saft

15 nov (Reuters) - Ahora le toca a España.

El mensaje de los mercados no es tanto que Italia es demasiado grande para caer, sino que Grecia caerá y que atrapará a otros al hacerlo.

La perspectiva de dos gobiernos reconocidamente tecnócratas y los nuevos compromisos y planes de austeridad no bastan para evitar un contagio en la eurozona, donde los problemas de financiación se extienden más allá de Grecia e Italia hacia España. Las rentabilidades de los bonos españoles a 10 años superaban el 6 por ciento por primera vez desde principios de agosto, cuando el Banco Central Europeo (BCE) irrumpió en los mercados de deuda para apoyar a España.

Quizás esto es debido a que el contagio no proviene de Atenas o Roma, sino de los gobiernos de Berlín y París, y del BCE en Fráncfort, que no parecen dispuestos a tomar los pasos necesarios para salvar el euro.

La fase de alivio tras la dimisión de Silvio Berlusconi y el nombramiento del antiguo comisario europeo Mario Monti como nuevo primer ministro italiano fue corta. Aunque los rendimientos de los bonos italianos se encuentran por debajo de los niveles cercanos al 7,5 por ciento de la semana pasada, subieron de nuevo el lunes al 6,67 por ciento, e Italia se vio forzada a pagar intereses máximos en la historia del euro en una subasta de bonos a cinco años.

Pero la cosa no acabó ahí, porque los costes para asegurar deuda francesa o belga contra un eventual impago también subieron a máximos desde la introducción de la moneda única.   Continuación...