15 de noviembre de 2011 / 15:04 / hace 6 años

Nuevo gobierno en España podría recortar subsidios a renovables

8 MIN. DE LECTURA

* PP, favorito para ganar las elecciones, es más favorable a la nuclear que el gobernante PSOE

* Primas a renovables podrían reducirse o eliminarse

* El nuevo Gobierno intentará impulsar la interconexión eléctrica con Francia

By Jonathan Gleave

MADRID, 15 nov (Reuters) - El más que probable nuevo gobierno del PP planea una reforma general del sector eléctrico que muy probablemente incluirá un recorte de las primas a la energía eólica y solar en un momento de grandes dificultades para las cuentas públicas y la financiación por la crisis de la zona euro.

El Partido Popular es más que favorito para las próximas elecciones y el candidato a la presidencia del PP, Mariano Rajoy, ha repetido en numerosas ocasiones que reformará el sector energético, sin dar más detalles.

El masivo despliegue de renovables ha hecho a España un líder mundial del sector y ha reducido su dependencia de la importación de petróleo, pero el resultado son eléctricas con niveles de deuda elevada y a los consumidores encarando un alza de las tarifas para pagar por centrales que apenas están siendo usadas.

"No nos podemos permitir el alto coste de la energía y el Gobierno no puede continuar apostando por fuentes de recursos extremadamente caras para los hogares españoles", afirmó Jaime Legaz, presidente de FAES, el 'think tank' del PP.

Recortar las primas a las renovables eliminaría distorsiones de mercado por lo que los precios de la energía podrían incrementarse gradualmente en vez de en un solo golpe, lo que ayudaría tanto al gasto de los consumidores y haría de España un país más competitivo para los negocios.

Unas menores primas a las renovables también liberarían l iquidez para que las eléctricas inviertan en el proyecto del PP de incrementar las conexiones eléctricas con el resto de Europa, lo que ayudaría a aprovechar la sobrecapacidad del sector eléctrico estimulando además la inversión.

Las grandes eléctricas han incrementado la presión sobre el futuro Gobierno para que ataje el déficit de tarifa de alrededor de 20.000 millones de euros que se ha acumulado en los últimos 10 años por la venta de electricidad a tarifa inferior a los costes que supone su generación.

A diferencia de Alemania, que transfiere el coste de las renovables directamente al consumidor, España difiere el pago obligando a las eléctricas a mantener esos costes en su balance como deuda garantizada por el Estado, prometiendo que el consumidor la pagará mediante aumentos graduales de la tarifa eléctrica.

El Gobierno socialista -- que previsiblemente abandonará el Ejecutivo después de siete años y medio en el poder -- alcanzó un acuerdo con las eléctricas el año pasado para eliminar el déficit de tarifa.

Bajo el acuerdo alcanzado el Gobierno ha titulizado 8.500 millones de euros de esa deuda, pero la crisis de la zona euro ha incremen t ado sustancialmente los costes de financiación de las emisiones de España y ha hecho más y más caro emitir dichos bonos.

Los bonos del déficit de tarifa compiten directamente con la deuda del Gobierno español en los mercados internacionales, lo que incrementa las dificultades de colocación de este tipo de instrumentos.

"A final del día la solución para el déficit de tarifa viene únicamente de medidas impopulares como hacer que los consumidores paguen más o recortar los ingresos de la industria", declaró Álvaro Navarro, analista de Intermoney en Madrid.

"Podrías también unirlo al déficit público, pero con los objetivos de recorte de déficit de España y la crisis de deuda de la zona euro parece extremadamente difícil".

Sol Y Viento

Se espera que el Gobierno popular recorte las primas a las fuentes de energía que han contribuido relativamente a la capacidad de generación eléctrica del país en comparación con su coste para los consumidores, como son la fotovoltaica y la termosolar.

Pero incluso la energía eólica, que es más eficiente en costes, podría ver reducidas sus primas.

El nuevo Ejecutivo tendrá que enfrentar nada más llegar al poder la resolución de la propuesta frust r ada del Gobierno socialista para una nueva normativa eólica a partir de 201 3 , después de que el sector rechazase la propuesta por considerarla insufuciente.

Aunque las tres grandes eléctricas españolas -- Iberdrola, Gas Natural y Endesa -- han logrado importantes ben e ficios gracias al boom de las renovable s y ahora no parece n demasiado preocupad a s por una nueva normativa que afectaría únicamente a las futuras instalaciones pero que no afectaría a sus centrales ya en funcionamiento.

El presidente del mayor productor de energía eólica del mundo, Ignacio Sánchez Galán de Iberdrola, cargó con dureza contra la actual política de primas para las plantas solares en la presentación de sus resultados a septiembre.

"Hemos tomado decisiones irracionales con la fotovoltaica, no lo repitamos con al termosolar", afirmó. A los pocos días, el consejero delegado de Gas Natural lanzó un discurso parecido.

Las eléctricas han invertido poco en la fotovoltaica, que ha sido el nicho de inversión de pequeñas empresas. Uno de los líderes del secotr es Abengoa, que defiende el apoyo del Gobierno a las renovables afirmando que crea puestos de trabajo y tecnología.

Incluso el fabricante de aerogeneradores Gamesa podría atajar una congelación de las nuevas instalaciones gracias al proceso de internacionalización de sus ventas llevado a cabo por la sociedad, aunque algunas de sus fabricas en España podrían acabar cerrando si el mercado nacional continúa parado.

Sin embargo, miles de pequeños promotores de pequeñas centrales de solares y eólicas podrían verse golpeadas, poniendo en peligro un sector que emplea a 100.000 trabajadores en un país con una tasa de paro superior al 20 por ciento.

Una de las demandas del sector que se incluye específicamente en el programa del PP es la de promover redes eléctricas inteligentes y dispositivos domésticos para casar la demanda con el cambiante suministro de energía renovable.

El programa también dice que las plantas nucleares deberían funcionar hasta que el supervisor CSN considere que son seguras y Rajoy lleva tiempo diciendo que elminaría la orden del Gobierno socialista de cerrar la planta de Garoña en 2013.

Los analistas no descartan un impuesto a la barata energía nuclear --que aliviaría la deuda tarifaria que los consumidores deben a las eléctricas y evitaría eventuales subidas del déficit-- a cambio de ampliar la vida útil de las centrales.

"Podrían estudiar un impuesto a las centrales nucleares para reducir los costes del sistema", dijo Espirito Santo Investment en una nota, añadiendo que un impuesto al estilo alemán podría generar unos 800 millones de euros al año.

El manifiesto del PP pide presionar ante la UE para aumentar las exiguas conexiones eléctricas con el resto del continente y continuar con la actual política de hacer del país un conducto para el gas norteafricano que entra en Europa.

Hay planes para expandir las conexiones transfronterizas con Francia hasta que puedan transportar el equivalente a un tercio de la demanda de gas en España en 2014, aunque el programa para tener más líneas eléctricas va retrasado en parte por las reticencias galas a incrementar el suministro eléctrico en zonas de Francia de baja densidad de población. (Reporting By Martin Roberts, Judy Macinnes and Jonathan Gleave, traducido por Andrés González)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below