24 de octubre de 2011 / 15:38 / en 6 años

ANÁLISIS-Gran Banca España no ve gran necesidad capital por EBA

* Grandes bancos españoles no ven gran necesidad de capital para cumplir con criterios de EBA

* Cartera de deuda pública tendrá que valorarse a precio de mercado, pero no parte con quita inicial

* Salgado se muestra segura de que bonos convertibles computarán como capital

* Analistas creen que desafíos más importantes banca española son vencimientos y ladrillo

Por Jesús Aguado

MADRID, 24 oct (Reuters) - Los grandes bancos españoles esperan que la valoración a precios de mercado que pueda establecer la Autoridad Bancaria Europea (EBA, por sus siglas inglés) por su exposición a deuda pública española y el hecho de elevar los ratios de capital al 9 por ciento no les suponga grandes necesidades de capital, dijeron el lunes varios fuentes bancarias.

“De momento es un gran avance que la Autoridad Bancaria Europea tome en cuenta sólo a los grandes bancos españoles para calcular las necesidades de capital y esto va reducir el monto a levantar”, dijo José Carlos Díez, economista jefe de Intermoney Valores.

En el mercado se da por descantado que en España se van a ver afectados las cinco mayores entidades: Santander , BBVA , Bankia , Caixabank y Banco Popular .

Aunque el Ministerio de Economía señala que en la cumbre de la Unión Europea no se cerraron oficialmente los detalles sobre cómo recapitalizar a la banca, fuentes de la UE señalaron que el requisito de capital de los grandes bancos habría subido al 9 por ciento tras acordarse poner a precio de mercado las carteras de deuda pública. Esto implicaría una recapitalización de algo más de 100.000 millones de euros para el conjunto de la banca europea, según fuentes de Bruselas.

Esto no supondría aplicar un recorte general a la deuda pública de los países periféricos de la eurozona sino poner a precio de mercado la deuda soberana en cartera, de modo que el impacto en cada entidad depende de la composición de sus títulos.

“Poner a precios de mercado las carteras de vencimiento de deuda pública es una novedad, pero es muy difícil calcular las necesidades exactas de capital porque habría que conocer exactamente las plusvalías o minusvalías de estas carteras y además hay diferencias entre créditos de renta fija y a las administraciones públicas que al parecer van a tener un tratamiento diferente”, agregó el economista de Intermoney.

La ministra española de Economía, Elena Salgado, señaló el sábado pasado en Bruselas que, en el caso de la deuda española el recorte medio sería inferior al 2 por ciento y, por tanto, el impacto de la depreciación de la deuda en la banca española sería escaso.

No obstante, analistas destacaron que las necesidades de capital también podrían variar sensiblemente en función de si las emisiones de bonos convertibles, muy utilizadas recientemente por las entidades españolas para reforzar sus ratios, computarán o no como capital básico.

En las pruebas de resistencia de julio pasado, no computaron ni las convertibles ni tampoco las provisiones genéricas de unos 27.000 millones, colchones de capital constituidos en épocas de bonanza con capacidad para afrontar pérdidas. Mientras diversas fuentes aseguran que las provisiones tampoco serán tenidas en cuenta, hay división de opiniones con respecto a los títulos convertibles.

En una entrevista con la radio pública, Salgado quiso dejar claro que confía plenamente en que este asunto, que afecta especialmente a las entidades españolas, sea tratado con lógica y, por lo tanto, las convertibles computen como capital.

“Esa es una petición que hemos hecho y estoy segura de que esa petición, que es muy específicamente española, se va a tener en cuenta”, dijo Salgado. “Tiene toda su lógica si, con independencia de la fecha en la que se decida, finalmente hay que tener efectivamente el 9 por ciento de capital muy pocas semanas después hay unos bonos que se van a convertir necesariamente en acciones, parece que tiene todo el sentido que se consideren capital”, agregó.

En España, el sector financiero ha tenido que reforzar sus niveles de solvencia hasta alcanzar un ratio de capital principal del 8 por ciento para entidades cotizadas y del 10 por ciento para entidades sin presencia significativa de inversores privados o alta dependencia de financiación mayorista.

ENTIDADES NO VEN GRANDES NECESIDADES

Una portavoz de Bankia señaló a Reuters el lunes que el impacto de estas propuestas sería “limitado” en el peor escenario posible, incluyendo una depreciación incluso del 5 por ciento del valor de la deuda pública española.

Una fuente cercana al Banco Financiero y de Ahorros (BFA), matriz de Bankia, dijo que las necesidades de capital se podrían situar entre los 300 y 400 millones.

Santander , BBVA , Popular no quisieron comentar estas informaciones debido a que todavía no se habían cerrado los acuerdos y remitieron a las conclusiones que pueda haber en la cumbre de la UE de este miércoles.

En el caso de Santander sería particularmente importante el cómputo como capital de primera categoría de los 7.000 millones de euros en convertibles que vencen en octubre del próximo año.

Entretanto, en el caso de Popular su reciente anuncio de emisión de convertibles por importe de 700 millones para comprar el Pastor también podría distorsionar el déficit de capital, al igual que en el Caixabank , que emitió 1.500 millones de euros en convertibles con motivo de la reorganizado del Grupo La Caixa, de los que una mitad vence en 2012 y la otra en 2013.

“Puede que computen como capital las convertibles dependiendo de si estos instrumentos ya se han convertido en acciones en una determinada fecha, pero la negociación no está cerrada”, explicó una fuente de una entidad que no quiso ser identificada.

PROBLEMAS DE BANCA ESPAÑOLA SON LIQUIDEZ Y LADRILLO

Al margen de las necesidades de capital en el mercado, analistas consultados y banqueros han señalado recientemente que los problemas más acuciantes que afrontaba la banca española seguían siendo los vencimientos a corto y medio y plazo y la exposición a activos inmobiliarios.

Los bancos españoles afrontan vencimientos de 130.000 millones de euros el próximo año, según datos de Thomson Reuters. El grueso de la deuda corresponde a emisiones a tres años de plazo realizadas en 2008 y avaladas por el Estado.

Pero, además, en un mercado inmobiliario moribundo la tasa de mora del sector financiero ya ha superado el 7 por ciento y es la más alta desde noviembre de 1994, alcanzando unos impagos de 128.000 millones de euros .

“El problema de la banca española sigue siendo el mismo de siempre y se centra en el saneamiento que todavía queda por hacer respecto a sus activos inmobiliarios”, consideró un gestor de fondos.

Hasta febrero, el sector bancario español acumulaba en sus libros una cartera inmobiliaria valorada en 64.000 millones de euros, valorada a precio de coste, y había provisionado en torno a un 30 por ciento de esta cifra, según datos compilados por Reuters.

Información de Jesús Aguado; Carlos Ruano

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below