Erste advierte de pérdidas en 2011, no pagará dividendo

lunes 10 de octubre de 2011 18:22 CEST
 

Por Michael Shields y Sylvia Westall

VIENA, 10 oct (Reuters) - Erste Group Bank AG , la segunda mayor entidad crediticia de la Europa emergente, dijo el lunes que perdería hasta 800 millones de euros este año y no pagará dividendo por el impacto en sus cuentas de créditos en moneda extranjera en Hungría y deuda soberana de la eurozona.

El banco, participado al 10 por ciento por Caixabank , desveló elevadas amortizaciones de fondo de comercio en mercados clave como Hungría y Rumanía y anunció también que sus cifras se verán lastradas por una modificación en la forma en que valora credit default swaps (CDS, contratos de seguro contra el impago) que están fuera de su balance.

Las acciones del banco austriaco, que habían experimentado un importante descenso el mes pasado hasta mínimos de dos años y medio en 15,52 euros, bajaban un 12 por ciento hasta 18,21 euros a las 1455 GMT del lunes, por encima de un mínimo de 17 euros.

"Son noticias claramente decepcionantes. Desde nuestro punto de vista, el anuncio de hoy puede desencadenar una serie de rebajas de rating y renovadas preocupaciones por el nivel de capital en vista del empeoramiento del negocio en Europa del este", dijo el broker GFI Research en una nota de análisis.

El consejero delegado de Erste, Andreas Treichl, dijo que el sólido beneficio operativo ayudaría a mantener el ratio de capital Tier One -una medida de la fortaleza financiera de un banco- de Erste en el 9,2 por ciento de sus activos ponderados por riesgo a finales de año, igual que a finales de 2010.

Treichl dijo que el banco no necesaría captar nuevo capital y que los reguladores no se habían puesto en contacto con la entidad para que forme parte del intento de recapitalizar la banca europea.

Las provisiones, junto con la volatilidad en los mercados financieros, significa que Erste retrasará al menos un año la devolución de 1.200 millones de euros que recibió del Estado austriaco durante la crisis bancaria de 2008. Asimismo, tampoco pagará dividendos.

El mercado esperaba un beneficio neto en 2011 de 967 millones de euros y un dividendo de 70 centavos por acción, según datos de Thomson Reuters.

El banco austriaco ajustó a la baja, a precios de mercado, el 95 por ciento de la deuda que tiene en países de la eurozona bajo sospecha por sus problemas de consolidación fiscal.

Su exposición soberana a Grecia, Portugal, España, Irlanda e Italia cayó a 648 millones de euros a finales de septiembre. (Información adicional de Dominic Lau en Londres; editado por Erica Billingham y David Holmes; traducido por Tomás Cobos)