Ocaña ve a Ordóñez como chivo expiatorio en caso indemnizaciones

viernes 7 de octubre de 2011 13:41 CEST
 

MADRID, 7 oct (Reuters) - El ex secretario de Estado de Hacienda calificó de 'chivo expiatorio' al Gobernador del Banco de España ante la oleada de críticas que ha recibido por las cuantiosas indemnizaciones que han percibido altos directivos de entidades financieras intervenidas por su débiles balances financieros.

"En este tipo de situaciones, siempre se buscan chivos expiatorios", dijo Carlos Ocaña en referencia a Miguel Fernández Ordóñez, al ser preguntado por periodistas sobre su opinión en este asunto.

El jueves, la ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado, defendió el papel desempeñado en esta materia por Fernández Ordóñez y calificó de irresponsables a aquellos políticos - en alusión a miembros del Partido Popular (PP) - que han cuestionado la gestión del Gobernador en esta materia.

Entre los críticos a Ordóñez por el asunto de las indemnizaciones se encuentran también Izquierda Unida y los sindicatos, que han tildado al responsable del banco central de "muy incompetente, imprudente y hasta temerario".

Ocaña - que en junio abandonó su cargo en Hacienda para pasar a dirigir la Fundación de las Cajas de Ahorro (FUNCAS) - hizo suya la última estimación de crecimiento de la institución que dirige de la economía española del 0,7 por ciento para 2011, frente a la previsión del 1,3 por ciento que aún mantiene el Ejecutivo.

Tanto Salgado como el secretario de Estado de Economía han admitido recientemente que, en el actual escenario económico, las previsión del gobierno se complica, aunque Economía no ha ofrecido un nuevo pronóstico oficial.

Ocaña mostró su acuerdo con la decisión del Gobierno de fusionar los tres fondos de garantía de depósitos (FGD) en uno solo, calificando la medida de "un buen ajuste técnico".

El Gobierno anunció el jueves la fusión de los FGD de los bancos, de las cajas y de las cooperativas de crédito en un solo instrumento de tal manera que las eventuales pérdidas que se deriven del proceso de reestructuración bancaria no afecten a las cuentas públicas ni supongan coste para los ciudadanos. (Información de Manuel María Ruiz; editado por Tomás González)