22 de septiembre de 2011 / 18:44 / en 6 años

ACTUALIZA 1-Griegos en huelga, indignados por medidas austeridad

(Actualiza con detalles de las manifestaciones, declaraciones de funcionarios)

Por Lefteris Papadimas y Tatiana Fragou

ATENAS, 22 sep (Reuters) - Trabajadores griegos celebraban el jueves una huelga de 24 horas y obligaron a paralizar los transportes en protesta por la decisión del Gobierno de intensificar las medidas de austeridad para así asegurar la ayuda financiera que salve al endeudado país de la bancarrota.

La huelga en el metro, el autobús, el tren y los taxis obligó a los ciudadanos a utilizar sus propios coches, provocando atascos kilométricos y dejando a los turistas desamparados en el casco antiguo de Atenas durante horas. Los sindicatos convocaron más protestas.

Unos 1.000 miembros del grupo comunista MAS se manifestaron hacia el Parlamento gritando "Resistencia" y "La plutocracia debe pagar por esta crisis" en la primera gran jornada de protestas a nivel nacional desde junio, cuando manifestaciones diarias terminaron en violentos choques con la policía.

Otros 6.000 profesores y estudiantes, algunos con banderas negras y máscaras antigas, se unieron a los manifestantes en las afueras del Parlamento y se esperaba la presencia de sindicalistas posteriormente. En el lugar había un gran despliegue de policías antidisturbios.

En sus primeras declaraciones tras la aprobación de las nuevas medidas de austeridad, el primer ministro, Georgios Papandreu, dijo que eran decisivas.

"No hay otro camino. El otro camino es la bancarrota, lo que tendría graves consecuencias para todos los hogares", agregó tras una reunión en el Parlamento con diputados del Partido Socialista.

Después de que una "troika" de inspectores del Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Central Europeo (BCE)y la Unión Europea dejaran claro que estaban perdiendo la paciencia por la incapacidad del Gobierno griego para cumplir con los objetivos del rescate y amenazaron con cortar la ayuda, el gabinete acordó el miércoles medidas de austeridad frontales, lo que se vio como una estrategia para ganar más tiempo y dinero.

Las nuevas medidas incluyen la profundización de los recortes en las pensiones, la extensión de un impuesto a los bienes raíces por lo menos hasta 2014 y colocar a 30.000 trabajadores públicos en una "reserva laboral" con una disminución de sus salarios y un año de plazo para encontrar nuevos empleos en el sector público o ser despedidos.

"Para la troika, por el momento, esto es suficiente y las medidas serán aprobadas por el Parlamento. La troika liberará el próximo tramo", consideró Christoph Weil, un economista de Commerzbank, a Reuters.

"NO TENEMOS ESPERANZAS"

Grecia debe ahora afrontar el complicado problema de cómo cobrar impuestos adicionales y aplicar medidas dolorosas, aunque algunos comentaristas dijeron que hay algo de resignación entre algunos de los que se opusieron firmemente en el pasado.

Diputados y economistas temen que una suspensión de pagos de la deuda griega, de 340.000 millones de euros, pueda sacudir los mercados mundiales y arrastrar al abismo a otros miembros de la zona euro como Italia y España, así como elevar el riesgo de una recesión en Occidente.

Dado que se prevé que la economía se contraiga al menos un 5 por ciento este año -tras un 4,4 por ciento en 2010- y el desempleo está casi en el 16 por ciento y en alza, la mayoría de los griegos tiene pocas esperanzas de que las medidas de austeridad ayuden a la nación a salir de la crisis.

"Estamos viviendo con el terror de que podemos perder nuestros trabajos, nuestras vidas. Incluso aunque estos despidos sean necesarios, no nos están tratando como seres humanos", dijo Costas Andrianopoulos, de 32 años, quien trabaja en el Teatro Nacional.

"Recortan nuestros salarios y nuestras pensiones y lo aceptamos. Ya no me creo que esto sea por el bien del país. Nos hemos sacrificado para nada. No podemos evitar la quiebra. No tenemos esperanza", agregó.

La oposición conservadora, que tiene una ligera ventaja en las encuestas de opinión sobre el primer ministro socialista y ha pedido elecciones anticipadas, mantuvo su negativa de colaborar con el Gobierno, lo que ha irritado a los líderes de la UE.

El país continúa profundamente dividido entre los trabajadores del sector privado, que dicen que la burocracia estatal está estrangulando a los griegos, y los empleados públicos que dicen que los mayores problemas son la corrupción política y la evasión fiscal.

"Es una política que no toleramos, no queremos. Nos oponemos total, permanente y continuamente a ello", dijo Yannis Panagopoulos, presidente del sindicato de trabajadores del sector privado GSEE, a la cadena estatal NET TV.

Las nuevas medidas se producen tras advertencias de la "troika" de inspectores de la UE y FMI de que Grecia debe dejar de incumplir objetivos de su plan de rescate a cinco años o perderá el tramo de ayuda de 8.000 millones de euros que necesita para pagar los sueldos del próximo mes. (Información adicional de Tatiana Fragou, Daphne Papadopoulou, Renee Maltezou, Karolina Tagaris, Ingrid Melander; Editado por Teresa Larraz)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below