Argentina reclama a España por trabas a importación de biodiésel

viernes 15 de noviembre de 2013 00:12 CET
 

BUENOS AIRES, 14 nov (Reuters) - El Gobierno de Argentina, el mayor exportador mundial de biodiésel, se quejó el jueves ante las autoridades españolas por no haber incluido en una nómina de proveedores de biodiésel a ninguna empresa del país sudamericano.

El reclamo no hace más que ahondar la tensión entre los dos países, que comenzó cuando Argentina expropió en 2012 la mayoría de las acciones de la petrolera YPF a la española Repsol y tuvo su último episodio la semana pasada, con la designación de oferentes de biodiésel por parte de España.

En protesta, el canciller argentino, Héctor Timerman, envió el jueves una carta a su par español, José Manuel García Margallo, con copia a algunos medios locales, en la que consideró "ilegítima y proteccionista" la política española.

"El Gobierno argentino desea expresar firmemente su preocupación bajo el entendimiento de que dicha norma, de evidente corte discriminatorio, tiene por objetivo resguardar la industria europea de biodiésel de la competencia con los productores argentinos, quienes elaboran este combustible de manera sumamente eficiente", señaló Timerman.

España, que hasta 2011 era el principal comprador del combustible argentino, intentó en 2012 restringir las importaciones de biodiésel del país sudamericano, pero el esfuerzo no prosperó por las quejas de la nación austral en la Organización Mundial de Comercio (OMC).

En octubre último, sin embargo, los miembros de la Unión Europea (UE) acordaron imponer aranceles a las importaciones de biodiésel argentino por un supuesto dumping cometido por las empresas argentinas, una acusación desmentida tajantemente por la industria del país austral.

El canciller argentino agregó que el país "llevará adelante medidas en el ámbito del sistema multilateral de comercio".

A partir del año pasado, las exportaciones de biodiésel -que Argentina elabora en base a aceite de soja- del país sudamericano se derrumbaron.

La Cámara Argentina de Biocombustibles (Carbio) estima que las pérdidas para Argentina superarán los 1.000 millones de dólares este año.

En 2011, el último año en que los embarques se realizaron normalmente, las exportaciones a la UE alcanzaron los 1.750 millones de dólares, mientras que en 2013 no superarán los 500 millones de dólares.

Los representantes de Carbio prevén que las ventas a Europa serán nulas el año próximo, cuando tendrán plena vigencia los nuevos aranceles dispuestos por la UE. (Reporte de Nicolás Misculin; Editado por Javier López de Lérida)