RESUMEN 3-G20 aumenta presión sobre Europa por crisis de deuda

martes 19 de junio de 2012 01:28 CEST
 

* Borrador comunicado G20 exhorta Europa a tomar medidas
decisivas
    * Riesgos de ruptura euro ceden pero mercados siguen
nerviosos
    * Obama se reúne con Merkel y otros líderes europeos por
crisis
    * Ningún avance importante sobre Siria en encuentro
Obama-Putin
    * Flexibilidad Alemania en plan rescate Grecia es limitada

 (Actualiza con comentarios Casa Blanca sobre reunión Obama y
Merkel, y detalles del encuentro entre Obama y Putin)
    Por Luke Baker y Krista Hughes
    LOS CABOS, México, 18 jun (Reuters) - Líderes mundiales
presionaron el lunes a Europa para que tome ambiciosas medidas
contra la crisis de deuda en el bloque, luego de que la victoria
electoral en Grecia de partidos pro rescate no lograra calmar a
los mercados ni alejar la sensación de que una tormenta más
grande podría descarrilar la economía mundial.
    Las economías desarrolladas y emergentes más grandes del
mundo exhortarán a la zona euro a tomar "todas las medidas de
política necesarias" para resolver su crisis que ya lleva más de
dos años, según el borrador de un comunicado de la cumbre del
Grupo de los 20 (G20) en el balneario mexicano de Los Cabos, al
que Reuters tuvo acceso.
    El presidente estadounidense, Barack Obama, preocupado por
la posibilidad de que los traspiés europeos puedan golpear sus
aspiraciones de ser reelecto, pidió reunirse con los líderes de
la región este lunes por la tarde.
    Más temprano se reunió con la canciller alemana Angela
Merkel, que como líder de la mayor economía europea enfrenta una
intensa presión para adoptar acciones más vigorosas de corto
plazo, aunque hasta ahora se ha resistido.
    El portavoz de Obama dijo que el mandatario está animado con
las conversaciones, en las que se trataron pasos para
"incrementar la integración europea".
    Funcionarios europeos rechazaron la idea de que ellos son
culpables por una debilitamiento del crecimiento económico
alrededor del mundo, y pusieron paños fríos a las esperanzas de
un remedio milagroso para la zona euro, integrada por 17 países.
    "Francamente, no venimos aquí para recibir lecciones en
términos de democracia o en términos de cómo manejar nuestra
economía, dijo el presidente de la Comisión Europea, Jose Manuel
Barroso.    
    Resguardados por barcos de la marina mexicana y soldados en
las playas y carreteras, los líderes del Grupo de los 20 (G20),
que reúne a las mayores economías industrializadas y emergentes,
 iniciaron dos días de reuniones en el balneario de Los Cabos
para priorizar el crecimiento y la creación de empleos como una
manera de impulsar a la desacelerada economía mundial.
    
 
          
    La creciente violencia en Siria y el riesgo de colapso del
plan de paz impulsado por Naciones Unidas también estuvieron
sobre la mesa cuando Obama se reunió el lunes con el mandatario
ruso Vladimir Putin al margen de la cumbre. 
    Las dos super potencias están en desacuerdo sobre el
armamentismo de Siria y las sanciones de las Naciones Unidas.
    Obama y Putin estuvieron de acuerdo en que la violencia en
Siria debe terminar, pero no ofrecieron nuevas soluciones y no
mostraron señales de haber llegado a un terreno común sobre la
posibilidad de sanciones más fuertes contra Damasco. 
 
    Pero la batalla de Europa contra la crisis -que ha llevado a
Grecia, Irlanda y Portugal a buscar rescates del FMI y la Unión
Europea y forzado a España a conseguir asistencia para sus
bancos- sería el tema dominante las discusiones inaugurales
sobre economía global del G20.
    El Banco Mundial redujo su pronóstico de crecimiento
económico global para el 2012 a un 2,5 por ciento y advirtió que
los países enfrentan un largo periodo de volatilidad en los
mercados financieros y de débil expansión.
    
    REACCION A GRECIA
    Aunque la estrecha victoria del partido conservador Nueva
Democracia en las elecciones de Grecia alivió las preocupaciones
de una pronta salida del país de la zona euro, no logró calmar
mucho a los mercados financieros.
    Después de una breve recuperación, el euro cayó frente al
dólar y los rendimientos de los bonos españoles se dispararon
por arriba del 7 por ciento a su mayor nivel desde la creación
de la moneda única en 1999. Las acciones europeas 
cerraron con una caída del 1,2 por ciento.
    La calificadora Fitch Ratings dijo que el resultado de las
elecciones griegas redujo el riesgo de una incumplimiento
desordenado de deuda y de una salida del país de la zona euro,
pero también advirtió que cualquier nuevo gobierno probablemente
sería frágil.
    "La victoria en Grecia en realidad no resuelve nada", dijo
Boris Schlossberg, director en la firma de asesoría de inversión
BK Asset Management en Nueva York. "Todavía va a ser duro para
Grecia", agregó.
    Merkel, hablando con reporteros después de aterrizar en Los
Cabos en medio de la noche, elogió los resultados de la elección
pero dijo que no podía aceptar un relajamiento en las medidas de
austeridad y en las reformas estructurales a las que Grecia se
comprometió como condición para recibir dos rescates de la Unión
Europea y el FMI por 240.000 millones de euros.
    "El gobierno griego debe cumplir y cumplirá con los
compromisos que acordó", dijo.
    Eso pondría a Merkel en trayectoria de colisión con el
ganador de la elección griega, Antonis Samaras, que hizo campaña
prometiendo renegociar elementos del rescate y reiteró su
postura el lunes al asegurar que se requerían "algunas enmiendas
necesarias" para aliviar "el agobiante desempleo y las inmensas
penurias".
    Grecia pedirá aplicar los recortes de austeridad de 11.700
millones de euros en un plazo de cuatro años en lugar de dos
años, dijo a Reuters una fuente del partido Nueva Democracia en
Atenas.
    La frustración de Alemania ante la falta de avances
concretos de Grecia en sus promesas de reforma ha aumentado en
los últimos meses. También ha crecido el enojo de los griegos
ante las duras medidas de austeridad recetadas por Berlín y sus
socios.
    En un giro del destino, la selección nacional de fútbol de
Grecia enfrentará a Alemania esta semana en los cuartos del
final del campeonato europeo.
    David Mackie, un economista de JP Morgan, dijo que espera
que los gobiernos europeos en última instancia sean obligados a
acordar una "reestructuración agresiva" de los préstamos que ya
han otorgado a Grecia para ayudar al país a volver al camino
sustentable.
        
    "ESTANCAMIENTO PERPETUO"
    Merkel también enfrenta una intensa presión para adoptar
acciones más vigorosas para todo el bloque.
    Sin embargo, la canciller ha rechazado las propuestas de
lanzar bonos conjuntos de la zona euro y la creación de una
"unión bancaria" en Europa con garantías transfronterizas de
depósitos, asegurando que esas son soluciones rápidas que están
destinadas a fallar y serían rechazadas por las cortes alemanas.
    En cambio, está llevando a otros líderes europeos a acordar
una hoja de ruta hacia una mayor integración fiscal que
implicaría ceder soberanía sobre los presupuestos a Bruselas y
dar más poder al Parlamento Europeo.
    Al delinear cómo podría verse el bloque en cinco a 10 años,
Merkel espera recuperar la confianza de los mercados.
    Pero sus contrapartes, sobre todo el nuevo presidente
francés Francois Hollande, tienen dudas sobre la transferencia
de poderes en política fiscal, y parece poco probable que Europa
alcance un "gran acuerdo" que devuelva seguridad a los mercados
en una cumbre de líderes europeos prevista para el fin de junio.
    La crisis de deuda de Europa ha mostrado la necesidad de que
el Fondo Monetario Internacional (FMI) tenga más recursos para
enfrentarla. 
    En Los Cabos, se espera que los líderes de las mayores
economías del mundo ratifiquen sus promesas de realizar nuevos
préstamos por 430.000 millones de dólares al FMI, aunque algunos
países emergentes están frustrados con el lento avance para
lograr más poder en el organismo multilateral. 
    Se espera que los dirigentes del G20 también adopten un Plan
de Acción Los Cabos, con el compromiso de promover el
crecimiento económico y la creación de trabajos, de invertir en
infraestructura e impulsar el comercio, pero apegándose a sus
promesas de reducir los déficit presupuestarios.
    "Un crecimiento fuerte, sostenido y balanceado sigue siendo
la principal prioridad del G20 porque conduce a una mayor
creación de trabajos e incrementa el bienestar de la gente
alrededor del mundo", dice el borrador del comunicado, según la
fuente del G20.
    "Estamos comprometidos a adoptar todas las medidas de
políticas necesarias para fortalecer la demanda, apoyar al
crecimiento global y restablecer la confianza", agregó.

 (Reporte adicional del equipo G20 en Los Cabos y de Gertrude
Chavez-Dreyfuss en Nueva York. Traducido por Pablo Garibian,
editado por César Illiano)