Vivienda nueva en banco malo, con descuento medio de 52% -Fuente

martes 23 de octubre de 2012 12:13 CEST
 

MADRID, 23 oct (Reuters) - Los bancos españoles transferirán los inmuebles sin estrenar de su cartera al banco malo con un descuento medio del 52,2 por ciento sobre el valor original en libros, dijo el miércoles una fuente que participa en el proceso de constitución de la entidad que aglutinará los activos "tóxicos" de la banca.

Los descuentos aplicados en las viviendas usadas serán de media del 52,2 por ciento, dijo la misma fuente.

"Los bancos tendrán que aplicar descuentos adicionales del siete por ciento sobre el escenario base fijado en el estrés test de Oliver Wyman, lo que llevará a los precios a niveles muy similares a los contemplados en el escenario adverso", dijo la fuente.

Las pruebas de resistencia realizadas por la consultora Oliver Wyman a petición del Gobierno español para determinar de forma independiente las necesidades de recapitalización del sector bancario - con una ayuda máxima procedente de Bruselas de 100.000 millones de euros - contemplaban descuentos en el escenario base del 45,2 por ciento para vivienda nueva y del 40,5 por ciento en vivienda de segunda mano. En escenario adverso, los descuentos aplicados por la consultora eran del 52,4 y del 50 por ciento, respectivamente.

La fuente añadió que los bancos se verían obligados a traspasar sus activos de suelo - los menos líquidos - con descuentos de alrededor del 85 por ciento tras aplicar una rebaja del 13 por ciento sobre el 72 por ciento considerado en el escenario base.

"El acuerdo sobre el descuento de los activos en el traspaso está prácticamente cerrado", dijo la fuente.

El banco malo ha sido diseñado para agrupar hasta 90.000 millones de euros en activos, aunque el Gobierno espera una cifra final bastante inferior.

El director general del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), Antonio Carrascosa, ya adelantó la semana anterior que el tamaño final del banco estaría entre 60.000 y 70.000 millones de euros, lo que implicaría un descuento medio superior al 50 por ciento.

De facto, las entidades no tendrán que soportar todo el peso del descuento en sus balances, ya que diversas normas emprendidas por el Gobierno les obligaron a adelantar provisiones por previsibles pérdidas.

Los descuentos exigidos por los dos decretos aprobados por el Gobierno este año -anteriores al rescate bancario y al ejercicio de Oliver Wyman- suponen un descuento sobre el valor bruto o de adquisición del 80 por ciento en suelo, 65 por ciento en promoción en curso y 35 por ciento en promoción terminada y vivienda. Estas exigencias obligaban a las entidades a tener unas coberturas del 45 por ciento sobre los 307.000 millones de euros de activos ligados al crédito promotor que tiene la banca.

(Información de Jesús Aguado; Editado por Carlos Ruano)