El beneficio de Telefónica cayó el año pasado por Venezuela e Italia

jueves 28 de febrero de 2013 19:16 CET
 

MADRID (Reuters) - Telefónica registró en 2012 un descenso del 27,3 por ciento de su beneficio por importantes saneamientos en Venezuela, Italia e Irlanda, una caída mayor a la prevista por los analistas (-19,4 por ciento).

No obstante, la reacción inicial en la bola era favorable al detectar los expertos una mejora del negocio en España, motivo de preocupación en los trimestres anteriores ante el imparable avance de sus rivales.

En una nota de prensa, Telefónica dijo que ganó 3.928 millones de euros, frente a los 4.359 millones de euros previstos por los analistas.

El descenso coincide con saneamientos de aproximadamente 800 millones de euros ligados a la devaluación en Venezuela, uno de sus principales mercados en Latinoamérica, y a la sostenida pérdida de valor de su participación en Telecom Italia.

Telefónica también atribuyó la caída de su resultado a las dotaciones por los ajustes correspondientes a su filial irlandesa.

Sin estos saneamientos, que suman 2.536 millones de euros, el beneficio neto se habría situado en 6.465 millones de euros, dijo Telefónica.

En una nota de prensa, la operadora dijo que sus ingresos bajaron el año pasado un 0,8 por ciento a 62.356 millones de euros ante la difícil situación económica en algunos de sus mercados mientras el resultado operativo antes de intereses y amortizaciones (OIBDA) subió un 5,1 por ciento a 21.231 millones de euros gracias en parte al ajuste de plantilla en España.

Los analistas consultados por Reuters habían esperado de media unos ingresos de 62.190 millones y un OIBDA de 21.120 millones de euros.

Telefónica dijo que cerró 2012 con una deuda neta de 51.259 millones de euros y un ratio deuda/OIBDA de 2,36 veces, aunque no logró su objetivo de rebajar la deuda a 50.000 millones de euros.   Continuación...

 
Telefónica dijo el jueves que su beneficio neto bajó en 2012 un 27,3 por ciento hasta 3.928 millones de euros, frente a las previsiones de los analistas, que esperaban un recorte del 19,4 por ciento. Imagen del logo de la empresa en la torre de Telefónica en Barcelona el 31 de enero. REUTERS/Albert Gea