Vueling casi triplicó sus beneficios en 2012, pero demora renovar su flota

miércoles 27 de febrero de 2013 17:56 CET
 

MADRID (Reuters) - La aerolínea Vueling dijo el miércoles que cerró 2012 con un beneficio neto de 28,3 millones de euros, una mejora del 173 por ciento sobre el resultado de 2011, al tiempo que la opa anunciada por IAG está retrasando la renovación de su flota.

No obstante, en términos estancos, Vueling perdió 13 millones de euros en el cuarto trimestre del año coincidiendo con la subida de las tasas en los aeropuertos españoles en otoño y la contracción de la demanda en la recta final del ejercicio.

En una nota de prensa, Vueling dijo su resultado neto de explotación (EBIT) se incrementó un 192 por ciento a 33,2 millones y los ingresos subieron un 28 por ciento a 1.102,6 millones de euros, con un aumento del 20,1 por ciento en su tráfico tras el cierre de Spanair.

Los ingresos medios por pasajero subieron un 5,9 por ciento a 74,2 euros.

La aerolínea, participada en un 46 por ciento por Iberia, tiene entre sus objetivos para 2013 un crecimiento de entre el 10 y el 15 por ciento de su oferta y nuevas medidas de ahorro de costes por importe de 17,7 millones de euros.

RENOVACIÓN

La compañía aérea se encuentra en la recta final de las negociaciones para renovar su flota de 60 aviones, pero el consejero delegado de la aerolínea dijo que la opa anunciada por IAG sobre Vueling dilata esta operación.

"El proceso de la renovación de la flota ha avanzado, pero la legislación española prohíbe al consejo tomar algunas decisiones estratégicas tras el anuncio de una opa", dijo Alex Cruz en una conferencia telefónica con periodistas.

El objetivo de Vueling era firmar el pedido durante la temporada de invierno de 2013.   Continuación...

 
La aerolínea Vueling dijo el miércoles que cerró 2012 con un beneficio neto de 28,3 millones de euros, una mejora del 173 por ciento sobre el resultado de 2011, al tiempo que la opa anunciada por IAG está retrasando la renovación de su flota. En la imagen, unos pasajeros esperan para facturar con Vueling el 30 de enero de 2012 en Barcelona. REUTERS/Gustau Nacarino