"Che casino!": el desastre italiano consterna a los empresarios

martes 26 de febrero de 2013 17:47 CET
 

MILÁN (Reuters) - Desde banqueros y diseñadores de coches deportivos hasta familias fabricantes de pasta, los líderes empresariales italianos están conmocionados por los resultados electorales que amenazan con un estancamiento político y podrían retrasar reformas que consideran vitales para reavivar una lenta economía.

"¡Che casino!" ("qué desastre", en italiano), exclamó uno de los banqueros más destacados del país, hablando a título personal.

"Estoy en shock", dijo a Reuters el directivo, resumiendo una extendida sensación de abatimiento después de que un partido de protesta liderado por un cómico lograse un gran éxito electoral y ningún grupo político consiguiera escaños suficientes para formar una mayoría en el Parlamento.

"Este es probablemente el peor escenario posible", dijo a su vez Francesco Divella, cuya familia comenzó a vender pasta bajo la marca del mismo nombre en 1890 en la región sureña de Puglia.

La Bolsa cayó más de un 4 por ciento y los costes de endeudamiento del Gobierno se dispararon, ante el temor de los inversores por el estancamiento, que reavivó el miedo a una nueva crisis de deuda de la eurozona.

El fabricante de pasta Divella dijo que Italia necesita un Gobierno fuerte para enfrentarse a cuellos de botella que muchos empresarios creen sofocan a su economía, como un rígido mercado laboral, altos impuestos, un sector servicios poco competitivo, una excesiva burocracia y una infraestructura envejecida.

Con una deuda pública de 2 billones de euros y una historia de anémicos ritmos de crecimiento, la tercera economía más grande de la eurozona - que vio los costes de su deuda salirse casi de control al final de 2011 - difícilmente puede permitirse un prolongado limbo, mientras unos fabricantes con un récord de éxito de exportaciones luchan por ser competitivos.

"Estamos muy preocupados por la incertidumbre y la aparente ingobernabilidad", dijo Silvio Pietro Angori, consejero delegado de Pininfarina, que diseña deportivos Ferrari desde 1950.

"Una empresa que compite en mercados globales como Pininfarina necesita el apoyo de un gobierno estable que inspire confianza y pueda tomar decisiones a largo plazo", añadió.   Continuación...

 
Desde banqueros y diseñadores de coches deportivos hasta familias fabricantes de pasta, los líderes empresariales italianos están conmocionados por los resultados electorales que amenazan con un estancamiento político y podrían retrasar reformas que consideran vitales para reavivar una lenta economía. En la imagen, una mujer camina junto a carteles electorales en Roma, el 26 de febrero de 2013. REUTERS/Max Rossi