ANÁLISIS-Los inversores velan armas ante la reforma del alquiler en España

sábado 23 de febrero de 2013 14:20 CET
 

MADRID (Reuters) - Los fondos extranjeros afilan sus armas ante la inminente reforma del rígido y amateur mercado español de alquiler residencial, en un momento en el que las entidades financieras y el banco malo español buscan salida al gigantesco stock de viviendas que acumulan.

Con las transacciones inmobiliarias bajo mínimos y con los precios aún en caída libre tras el pinchazo de una burbuja inmobiliaria que ha arrastrado al país a una grave recesión, la reforma del alquiler podría animar el mercado de la vivienda ofreciendo un perfil normativo más ágil que se asemeje al de otros países europeos.

"Las medidas de la reforma van en la dirección correcta al dotar de mayor seguridad jurídica y flexibilidad a los arrendamientos de inmuebles en España", dijo Javier Beltrán, consejero delegado de Carlton Group, un banco de inversión estadounidense especializado en inmobiliaria.

La reforma -en tramitación en el Congreso- refuerza la seguridad jurídica para el propietario, agiliza los desahucios, reduce la duración de los contratos y ofrece incentivos fiscales, medidas que podrían servir de cebo para los inversores.

"Hay fondos que nos están pidiendo una solución de alquiler, no quieren (comprar y después) liquidar a los precios que hay y con la iliquidez actual del mercado", dijo Juan Vizcaíno, director general de Hipoges, empresa que gestiona activos problemáticos.

Los cambios normativos tendrán además el efecto nada desdeñable de facilitar a los bancos la colocación del enorme volumen de viviendas que han ido absorbiendo con la crisis -procedentes de promotores y particulares insolventes- y que en los casos de las entidades en apuros se han traslado al "banco malo", otro beneficiaro claro de la reforma.

"Los planes de negocio de muchas entidades financieras y de la SAREB (el banco malo) contemplan en gran medida el alquiler como salida a los activos, ya sea alquilando ellos mismos o vendiendo a inversores que buscan rentas", dijo una fuente con conocimiento de la estrategia de la SAREB.

El apetito inversor se ha despertado asimismo por la tendencia ascendente de unos "yields" o rentabilidades del alquiler residencial que estaban en un pírrico 1 por ciento durante la burbuja -debido al alto coste de la compra de la vivienda para el inversor- y que se sitúan ahora por encima del 4 por ciento en el centro de las grandes ciudades.

Existen además diversos factores que en opinión de los expertos dispararán la demanda y permitirán que el suelo de precio en el segmento del alquiler se toque mucho antes que en la compraventa: la crisis económica, el elevado paro, el fin de la fiscalidad favorable a la compra, el cierre del grifo hipotecario y las elevadísimas garantías solicitadas a los particulares.   Continuación...

 
Los fondos extranjeros afilan sus armas ante la inminente reforma del rígido y amateur mercado español de alquiler residencial, en un momento en el que las entidades financieras y el banco malo español buscan salida al gigantesco stock de viviendas que acumulan. En la imagen, un parque frente a unos bloques en construcción en las afueras de Madrid,el 7 de diciembre de 2012. REUTERS/Susana Vera