El nuevo Gobierno tendrá que sacar a Italia de las arenas movedizas

viernes 22 de febrero de 2013 16:16 CET
 

MILÁN (Reuters) - El Gobierno italiano que salga de las elecciones del próximo fin de semana debe recortar en burocracia e impuestos y reformar un sistema legal ineficaz si quiere reanimar a la menguante economía del país, según dicen los empresarios e inversores extranjeros.

Los italianos votan el domingo y el lunes para elegir al sucesor del Gobierno tecnócrata de Mario Monti, cuyas medidas de austeridad salvaron a Italia de una crisis de deuda al estilo griego pero no hicieron nada para sacarla de una profunda recesión.

La economía italiana se ha contraído durante seis trimestres consecutivos, encogiéndose un 2,2 por ciento el año pasado, y las empresas dicen que es hora de derribar las barreras que han frenado a las empresas italianas y disuadido a los inversores extranjeros de entrar en el país durante año.

"Me gustaría un Gobierno que piense de verdad en el crecimiento y que pueda sacar a Italia de las arenas movedizas", dijo Massimo Scaccabarozzi, consejero delegado de la farmacéutica Janssen-Cilag, una división de Johnson & Johnson.

"No es ningún secreto que estamos al final de la lista cuando se trata de facilitar los negocios", dijo.

La inversión extranjera directa neta, una medida del atractivo del país, ha tenido una media de 23.000 millones de dólares (unos 17.000 millones de euros) entre 2005 y 2011, lo que supone apenas el 1,1 por ciento del producto interior bruto de Italia, según datos del grupo de estudios económicos de la ONU UNCTAD.

Eso es la mitad de la inversión que recibe Francia, un cuarto de la de Reino Unido y muy inferior a la de todas las otras grandes economías europeas en términos porcentuales.

"Las empresas (extranjeras) encuentran que es una experiencia más dolorosa de lo que esperan. Se quejan de la burocracia, la aplicación de contratos y pagos tardíos", dijo un diplomático occidental.

El índice "Facilidad para hacer negocios" del Banco Mundial estima que ejecutar un contrato en Italia lleva de media 1.210 días, el doble de la media de la OCDE, mientras que el envejecido sistema judicial italiano lo convierte en uno de los menos eficientes del mundo para las empresas.   Continuación...

 
El Gobierno italiano que salga de las elecciones del próximo fin de semana debe recortar en burocracia e impuestos y reformar un sistema legal ineficaz si quiere reanimar a la menguante economía del país, según dicen los empresarios e inversores extranjeros. En la imagen, seguidores del Partido Democrático (PD) italiano en un mitin de la agrupación en Nápoles, el 21 de febrero de 2013. REUTERS/Alessandro Bianchi