Fitch ve que la consolidación fiscal gana fuerza en España

jueves 21 de febrero de 2013 17:57 CET
 

MADRID (Reuters) - La agencia de calificación de crédito Fitch dijo el jueves que el anuncio de que España cerró 2012 con un déficit inferior al 7 por ciento sugiere que la consolidación fiscal cobró impulso en la segunda mitad del año pasado en el país.

"La cifra, que excluye el coste del rescate de los bancos españoles, está en línea con nuestras previsiones", dijo Fitch sobre el anuncio realizado la víspera por el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, en el Congreso de los Diputados.

La agencia subrayó en cualquier caso que no se habían dado detalles adicionales y las comunidades autónomas españolas podían acabar afectando al dato final del déficit.

La agencia, que a principios de mes mantuvo el rating soberano a largo plazo de España en 'BBB', dijo que seguía pensando que el Ejecutivo incumplirá previsiblemente su objetivo de déficit del 4,5 por ciento para 2013.

Fitch dijo que esto se debía principalmente a que sus previsiones para el PIB español apuntaban a una contracción superior a la presupuestada por el país para este año, que prevé una contracción de la economía del 0,5 por ciento.

"Esperamos una contracción del 1,6 por ciento de la economía española este año, y prevemos un déficit del 6 por ciento", dijo la agencia.

Fitch dijo que la deuda pública de España alcanzaría un pico de alrededor del 96 por ciento del PIB y después caería gradualmente, y advirtió que uno de los riesgos para el rating soberano y el mantenimiento de la perspectiva negativa era que esa proporción no se redujera de forma firme a medio plazo.

"Evidencias adicionales de que la estrategia fiscal de España está llevando a una reducción sustancial del déficit en 2012-2013 reduciría los riesgos relativos a las previsiones deuda/PIB", añadió Fitch.

 
La agencia de calificación de crédito Fitch dijo el jueves que el anuncio de que España cerró 2012 con un déficit inferior al 7 por ciento sugiere que la consolidación fiscal cobró impulso en la segunda mitad del año pasado en el país. En la imagen, la sede de Fitch Rating en Nueva York, el 6 de febrero de 2013. REUTERS/Brendan McDermid