Orizonia quiere salvar hasta 1.500 trabajadores de su concurso

miércoles 20 de febrero de 2013 18:18 CET
 

MADRID (Reuters) - El conglomerado turístico Orizonia anunció el miércoles una serie de acuerdos con distintos grupos competidores para intentar salvar el empleo de hasta 1.500 de sus empleados con la venta de activos como su red de agencias Vibo, tras suspender pagos con una deuda de 640 millones de euros.

Orizonia dijo que ya se ha asegurado la continuidad de 700 trabajadores de su cadena hotelera Luabay mediante su venta a Globalia en diciembre, y que confía en que el acuerdo con Barceló para traspasarle una parte significativa de su aerolínea Orbest y su red de 150 agencias de viaje, pueda "salvar" otros 800 empleos.

El viernes, el grupo turístico anunció que se acogía al paso previo al concurso de acreedores voluntariamente tras retrasarse su venta al grupo Globalia, lo que le da cuatro meses para negociar un convenio con sus acreedores.

Orizonia cuenta con una plantilla de más de 5.000 trabajadores y facturó unos 2.350 millones de euros en 2011.

"Orizonia también ha confirmado que los vuelos de Orbest seguirán operativos hasta el próximo domingo, asegurando el retorno de la práctica mayoría de los turistas desplazados por las marcas del grupo", dijo la empresa en una nota a medios.

Precisamente al respecto de las ventas de activos, la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT), afirmó que estará muy atento a este tipo de operaciones para que "no se produzca una venta o acuerdo sobre los activos que en el futuro atenten de forma directa a la masa y a las deudas contraídas con anterioridad".

Además, la CEHAT afirmó que tiene constancia de que existen hoteleros que están comunicando al grupo Orizonia la restricción de sus servicios futuros ante las evidentes dificultades del grupo y se reserva "cuantas acciones consideren pertinentes que podrán ser civiles o incluso penales por apropiación indebida de las cantidades que hayan podido ser entregadas por los clientes y retenidas o distraídas por las agencias del Grupo Orizonia".

"CEHAT quiere trasladar un mensaje de tranquilidad a los consumidores afectados y está observando que un número importante de hoteleros están contactando con agencias de viajes minoristas que hayan formalizado reservas futuras para procurar el desvío de las mismas hacía otros organizadores para que el cliente final no vea perjudicadas sus vacaciones", añadió la patronal.