Las ventas de Ford, Peugeot y Toyota caen a nuevos mínimos en Europa

martes 19 de febrero de 2013 15:14 CET
 

PARIS (Reuters) - Las ventas europeas de automóviles de Ford, PSA Peugeot Citroen y Toyota se hundieron a nuevos mínimos en enero, iniciando 2013 con un descenso del 8,5 por ciento, dijo el martes la Asociación de Fabricantes de Automóviles de Europa.

Los registros bajaron a 918.280 coches nuevos, dijo la asociación con sede en Bruselas, en el enero más flojo desde que se iniciaron los registros en 1990.

Ford, que está reduciendo su capacidad de producción en Europa con el cierre de tres plantas para moderar sus pérdidas en la región, registró un retroceso de un 26 por ciento en sus ventas, a 61.544 unidades.

Peugeot y Toyota registraron los dos caídas más importantes después de Ford, con un 16 por ciento cada una.

Tras descender a un mínimo de 17 años en el 2012, la demanda de autos en Europa se contraería nuevamente este año, poniendo presión sobre las marcas masivas que deben lidiar con el exceso de capacidad y con asfixiantes reducciones de precios.

La mayoría de las automotrices espera un descenso de entre un 3 y un 5 por ciento en el 2013.

Las esperanzas de una recuperación en la zona euro aún no han calado en la industria automotriz.

Alemania en particular está pesando en el panorama. Después de resistir durante mucho tiempo el descenso, el mayor mercado automotriz en Europa está en franco declive con una merma extendida de un 8,6 por ciento en enero.

Pese a la debilidad de la demanda en casa, Volkswagen aumentó su participación en las ventas europeas. Sus registros cayeron un 5,5 por ciento en enero, un declive más modesto que el del mercado, mientras que las de su marca Audi descendió sólo un 2,1 por ciento.   Continuación...

 
Las ventas europeas de automóviles de Ford, PSA Peugeot Citroen y Toyota se hundieron a nuevos mínimos en enero, iniciando 2013 con un descenso del 8,5 por ciento, dijo el martes la Asociación de Fabricantes de Automóviles de Europa. En la imagen, el logo de Ford en una presentación en Essen el 30 de noviembre de 2012. REUTERS/Ina Fassbender