Draghi dice que la debilidad economía prevalecerá a inicios de 2013

lunes 18 de febrero de 2013 17:00 CET
 

BRUSELAS (Reuters) - El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, dijo el lunes ante el Parlamento Europeo que la debilidad económica de la zona euro prevalecerá a inicios de 2013, pero que espera una recuperación gradual durante el año.

Además, dijo que el BCE mantendrá su política monetaria expansiva y que las presiones inflacionarias en general deberían permanecer contenidas en el horizonte relevante para la política monetaria.

El presidente del BCE también indicó que el tipo de cambio del euro no es un objetivo de la política del Banco Central Europeo, pero representa un "riesgo negativo" para la inflación que la institución tendrá que valorar.

El euro alcanzó su máximo nivel en 15 meses contra el dólar este mes y complicó la tarea de diseño de políticas del BCE al afectar al crecimiento y alimentar expectativas sobre posibles nuevas medidas por parte de la entidad, aunque algunos miembros del banco se oponen a ello.

"El tipo de cambio no es un objetivo de la política pero es importante para el crecimiento y la estabilidad de precios", declaró Draghi ante los europarlamentarios en un comunicado preparado en el que agregó que la apreciación del euro podría bajar demasiado la inflación. El BCE tiene como meta una inflación de próxima pero por debajo del 2 por ciento.

"Se espera que la inflación baje a menos del 2 por ciento a corto plazo", dijo Draghi, añadiendo que la política monetaria del BCE sigue siendo flexible.

El G20 manifestó el sábado que no se produciría una guerra de divisas. Las políticas expansivas de Japón, que han llevado a una devaluación del yen, se libraron de las críticas directas en un comunicado emitido en Moscú por las autoridades del G20.

 
El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, dijo el lunes ante el Parlamento Europeo que la debilidad económica de la zona euro prevalecerá a inicios de 2013, pero que espera una recuperación gradual durante el año. Imagen de Draghi en su comparecencia ante el comité sobre Asuntos Económicos y Monetarios en la sede de la Eurocámara en Bruselas el 18 de febrero. REUTERS/Eric Vidal