15 de febrero de 2013 / 15:28 / en 5 años

Airbus renuncia a las baterías de litio para el A350

Airbus ha decidido prescindir de las baterías de ion-litio que han obligado a mantener en tierra la flota de 787 Dreamliner de Boeing y las sustituirá por baterías tradicionales de níquel cadmio en su nuevo avión de pasajeros A350. En la imagen, la batería auxiliar quemada retirada por All Nippon Airways de un Boeing 787 Dreamliner que aterrizó de emergencia el 16 de enero de 2013 en Takamatsu, inspeccionado por el fabricante en la sede de GS Yuasa en Kioto, Japón, el 26 de enero de 2013. REUTERS/Japan Transport Safety Board/Handout/Files ESTA IMAGEN HA SIDO PROPORCIONADA POR UN TERCERO. REUTERS LA DISTRIBUYE, EXACTAMENTE COMO LA RECIBIÓ, COMO UN SERVICIO A SUS CLIENTES. SÓLO PARA USO EDITORIAL, NI VENTAS NI PARA SU VENTA PARA CAMPAÑAS DE MARKETING O PUBLICIDAD.

PARÍS (Reuters) - Airbus ha decidido prescindir de las baterías de ion-litio que han obligado a mantener en tierra la flota de 787 Dreamliner de Boeing y las sustituirá por baterías tradicionales de níquel cadmio en su nuevo avión de pasajeros A350.

El fabricante europeo dijo el viernes que ha tomado la decisión de adoptar las baterías usadas en modelos existentes como el superjumbo A3880 para evitar más retrasos en la entrada en servicio el próximo año del A350.

Reuters había informado de que Airbus estaba estudiando esta decisión para limitar los riesgos de desarrollo de su avión, de 15.000 millones de dólares.

“Queremos madurar la tecnología de ion-litio pero hemos tomado esta decisión hoy para proteger el calendario de entrada en servicio del A350”, dijo una portavoz.

Directivos de la industria, empresas aseguradoras y responsables de seguridad habían dicho a Reuters que la previsibilidad de la tecnología estaba siendo cuestionada en los niveles más altos mientras los investigadores tratan de encontrar la causa de los incidentes ocurridos con los 787.

Los incidentes fueron un incendio a bordo en un Dreamliner en el aeropuerto de Boston y un problema en vuelo en otro avión en Japón.

El A350 debe entrar en servicio en la segunda mitad de 2014 frente al objetivo inicial de 2012, cuando fue lanzado como la respuesta europea al 787 Dreamliner.

El temor de la industria es que el hecho de no poder identificar la “causa original” de los incidentes con la batería deje mucha incertidumbre sobre si los reguladores certificarán aviones como seguros cuando dependen de equipos energéticos potentes pero inestables.

Airbus, que ha dicho que el calendario del A350 es “un desafío”, no puede permitirse ese tipo de dudas sobre el proyecto de avión civil más grande de su historia y por eso optó por no arriesgarse a que los reguladores puedan cambiar las normas.

La firma usará las baterías de ion litio para su primer vuelo a mediados de año y en las primeras pruebas de vuelo, pero luego pasará a utilizar las baterías tradicionales a tiempo para la certificación y la entrega.

DUDAS SOBRE MADUREZ TÉCNICA

La incertidumbre en torno a si Airbus puede garantizar la certificación de los A350 con las nuevas baterías a tiempo para entregarlos en la segunda mitad del próximo año ilustra la escala de la tarea que tiene Boeing a la hora de persuadir a reguladores estadounidenses para que dejen volar el 787.

Personas familiares con el asunto dicen que la empresa ha desarrollado una solución que implica darle un revestimiento más fuerte a la batería de ion litio.

Sin una causa clara para los problemas de la batería, Boeing necesitará demostrar que los riesgos son mínimos.

Las baterías de ion litio son parte de productos para consumidores como teléfonos móviles y portátiles desde hace años, pero son relativamente nuevas en aplicaciones industriales como apoyo para sistemas eléctricos en aviones o almacenamiento de energía en centrales eólicas.

Tanto Airbus como Boeing insisten en que la nueva tecnología de baterías es segura. Pero más allá de cualquier debate sobre seguridad, han surgido dudas sobre su “madurez” o previsibilidad. Ingenieros quieren minimizar la incertidumbre porque la misma se traduce en riesgo financiero.

Las acciones de la firma socia de Airbus, EADS, subían un 0,1 por ciento a las 13:37 GMT del viernes, mientras que los títulos del productor francés de baterías Saft caían un 1 por ciento.

Saft desarrolló la batería de iones y litio para el A350, pero también es proveedor de Airbus para versiones más antiguas en todos los modelos. Una portavoz dijo que Saft respaldaba la decisión de Airbus.

Un cambio hacia las baterías de níquel-cadmio implicaría sumar entre 60 y 80 kilos al peso del A350, lo que reduciría su capacidad de carga útil por el equivalente de un pasajero adulto.

/Por Tim Hepher/

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below