Los bancos rechazan la propuesta de refinanciación Reyal, según una fuente

viernes 15 de febrero de 2013 15:12 CET
 

MADRID (Reuters) - Los bancos acreedores de Reyal Urbis rechazaron una oferta de la inmobiliaria para reestructurar una deuda financiera de unos 3.600 millones de euros y evitar el concurso de acreedores, según dijo una fuente conocedora de las negociaciones.

"La propuesta incluía que se liberaran una serie de activos hipotecados para que la compañía pudiera venderlos y así poder obtener liquidez a corto plazo, pero no hubo acuerdo", dijo la fuente, que no pudo precisar si habrá reuniones in extremis la semana que viene.

El próximo 23 de febrero vence el plazo para que la compañía obtenga un acuerdo con la banca para reestructurar sus deudas o, de lo contrario, tendrá que solicitar el concurso de acreedores, una posibilidad que no parece lejana dada la pérdida de confianza de los bancos en la posibilidad de que la empresa remonte el vuelo.

"La mayoría de los bancos y la SAREB (el 'banco malo' al que han ido a parar los créditos que estaban en manos de entidades nacionalizadas) tienen además provisionados los créditos, lo que no facilita el interés de los bancos en pegar otra patada adelante", dijo la fuente.

El grupo ha sufrido al igual que el resto del sector un fuerte deterioro del negocio por el estallido de la burbuja inmobiliaria, que les alcanzó además con un balance muy apalancado tras años de bonanza económica y ascensos desorbitados de los precios de la vivienda.

Reyal -que registró pérdidas a septiembre de más de 250 millones de euros y se encuentra en causa de disolución al contar con patrimonio negativo a 30 de junio de 2012- indicó recientemente que a junio del año pasado sus activos eran de 4.194 millones de euros, inferiores a los 4.302 millones de euros de deuda total.

El grupo tiene una deuda total de unos 4.300 millones de euros, incluidos 400 millones que se deben a Hacienda, a lo que hay que sumar una deuda con los bancos del presidente de Reyal Urbis, Rafael Santamaría, por 300 millones de euros.

Hace un mes la empresa indicó que negociaba un plan con los acreedores que parte de la base de un canje de activos por deuda o la transmisión de activos para su venta y pago a los acreedores.

Dos fuentes que participan en las negociaciones explicaron que posteriormente se produciría una disolución de la Reyal de hoy en otra, todavía cotizada, pero con un número limitado de activos.   Continuación...