Los casos de corrupción cuestionan el papel del Tribunal de Cuentas

martes 12 de febrero de 2013 17:26 CET
 

MADRID (Reuters) - En un momento de credibilidad política bajo mínimos y dudas sobre la financiación de los partidos políticos en España, el presidente del organismo encargado de su supervisión reconoció el martes que no cuenta con las herramientas necesarias para operar como un auténtico cortafuegos contra la corrupción.

"Lo que tienen que existir son medios suficientes para contrastar la información que dan los partidos políticos ", dijo el martes Ramón Álvarez de Miranda, presidente del Tribunal de Cuentas, a cuya fiscalización ha recurrido solemnemente el Partido Popular en las últimas semanas tras las informaciones sobre una supuesta contabilidad oculta.

Tras una comparecencia en el Congreso para hablar sobre la futura Ley de Transparencia que busca sacar adelante el Gobierno, el alto cargo dijo que, hasta el momento, la labor del tribunal se ha limitado a examinar la contabilidad enviada por los partidos, sin estar dotado de mecanismos para contrastar la información.

Sin ir más lejos, Álvarez de Miranda explicó que el Tribunal no podía contar con información de la Agencia Tributaria ni de la Seguridad Social en sus labores de fiscalización, pese a que así lo había solicitado en una moción presentada ante la comisión parlamentaria correspondiente.

"No tiene capacidad policial como para investigar contabilidades particulares o registrar domicilios, eso es jurisdicción policial bajo órdenes de magistrados", explicó a Reuters el diputado de Izquierda Unida Ricardo Sixto, que defendió el trabajo de los técnicos del organismo.

El máximo responsable del tribunal que también se encarga de revisar el balance de las cuentas estatales, reconoció en todo caso importantes avances con la modificación de la ley de financiación de partidos de finales de 2012, que estableció por primera vez el acceso del organismo a la central de datos del Banco de España.

"Se va a disponer del conjunto de información que nos va a facilitar el Banco de España en terreno de eventuales condonaciones de créditos de los partidos, y también en la identificación de cajas pagadoras que manejan los partidos", declaró.

El presidente del tribunal - en el punto de mira tras los recientes casos de presunta corrupción publicados en prensa - se defendió tajantemente de quienes les acusan de ser un organismo dependiente de los poderes políticos.

"El tribunal tiene plena independencia", afirmó.   Continuación...

 
En un momento de credibilidad política bajo mínimos y dudas sobre la financiación de los partidos políticos en España, el presidente del organismo encargado de su supervisión reconoció el martes que no cuenta con las herramientas necesarias para operar como un auténtico cortafuegos contra la corrupción. En la imagen, un manifestante con una pancarta con forma de sobre y un billete falso de 500 durante una manifestación contra la corrupción política y los recortes en educación en el centro de Valencia, el 9 de febrero de 2013. REUTERS/Heino Kalis