PERFIL-Michael Dell apuesta su fortuna a una apuesta privada

martes 5 de febrero de 2013 19:43 CET
 

(Reuters) - Michael Dell abandonó en su momento el control del día a día de la empresa de ordenadores que lleva su nombre - un experimento que fue mal y terminó relativamente pronto. Pero ahora está poniendo gran parte de su fortuna sobre la mesa para revertir la suerte de la empresa.

Dell dejará de cotizar en bolsa tras un acuerdo de compra por 24.400 millones de dólares (unos 17.900 millones de euros) liderado por Michael Dell y que incluye a la firma de capital privado Silver Lake y un préstamo de Microsoft, dijeron las partes el martes.

Que la compañía deje de cotizar en bolsa no es necesariamente una idea nueva; Michael Dell dijo en una conferencia de inversores en junio de 2010 que ya lo había considerado antes.

Al realizarlo ahora, la compañía del multimillonario puede centrarse en revertir su suerte poniendo su atención en un mayor margen de TI y servicios - tomando ejemplo de IBM.

Esto no es tarea fácil para una compañía que ha construido su nombre en base a los ordenadores a medida pero cuya estrella se ha desvanecido, y que ahora quiere competir con rivales más grandes Hewlett Packard e IBM.

"Esta es una oportunidad para que Michael Dell sea un poco más flexible en la gestión de la empresa. Esto no quita el hecho de que tendrá problemas en el mercado de ordenadores como los tuvo antes", dijo el analista de FBN Securities Shebly Seyrafi.

Michael Dell fundó la empresa en 1984 desde la habitación de una residencia universitaria con 1.000 dólares y la llevó a la cima de la industria de los ordenadores. El lema del anuncio de televisión "Dude, you're getting a Dell (Colega, estás comprando un Dell)" se convirtió en una de las frases hechas más conocidas a principios de los 2000.

El temprano éxito de su compañía le hizo lo bastante rico como para iniciar un negocio llamado MSD Capital que emplea a 80 personas en tres ciudades y que invierte su dinero desde en acciones a inmobiliarias. Forbes lo sitúa entre los 50 multimillonarios más ricos del mundo, con una fortuna estimada en cerca de 16.000 millones de dólares.

Pero gran parte de su éxito sigue ligado a la empresa que fundó y de la que no ha sido capaz de distanciarse.   Continuación...

 
Michael Dell abandonó en su momento el control del día a día de la empresa de ordenadores que lleva su nombre - un experimento que fue mal y terminó relativamente pronto. Pero ahora está poniendo gran parte de su fortuna sobre la mesa para revertir la suerte de la empresa. En la imagen de archivo, el presidente y CEO de Dell, Michael Dell, a su llegada al acto de lanzamiento del sistema operativo Windows 8 en Nueva York, el 25 de octubre de 2012. REUTERS/Lucas Jackson/Files