Banco de Valencia perdió 3.600 millones en 2012

lunes 4 de febrero de 2013 21:11 CET
 

MADRID (Reuters) - El nacionalizado Banco de Valencia incurrió en unas pérdidas de 3.600 millones de euros en 2012, frente a números rojos de 887 millones un año antes, dijo el lunes la entidad todavía administrada por el Estado a través del Fondo de Reestructuración Bancaria Ordenada (FROB).

"A 31 de diciembre de 2012, la entidad ya ha compensado parte del resultado negativo (individual) del ejercicio (por importe de 1.350 millones), quedando por aplicar pérdidas por importe de 2.262,6 millones", dijo en un comunicado al supervisor bursátil.

En una presentación, la entidad dijo que hizo saneamientos contra insolvencias por 2.218 millones y que los ajustes en el precio de la cartera inmobiliaria transferida a la Sareb supusieron un deterioro de 1.978 millones de euros.

Banco de Valencia fue adjudicado el pasado mes de noviembre a Caixabank por el precio simbólico de 1 euro tras recibir una inyección de fondos europeos de 4.500 millones de euros y bajo un esquema de protección para ciertos activos por un periodo de diez años.

Un portavoz de Caixabank dijo que estos resultados no se consolidaron en las cuentas anuales que presentó el banco catalán la semana pasada, pues la operación de compra de Banco de Valencia no estaba cerrada, algo que se espera para este trimestre.

Banco de Valencia fue intervenido a finales de 2011 y al verano siguiente fue denunciado ante la Audiencia Nacional por el FROB tras hallar indicios de irregularidades en su gestión.

Junto con CAM y Bancaja, era una de las tres grandes entidades bancarias de la comunidad valenciana. Todas ellas han sido absorbidas por otras entidades o nacionalizadas como resultado de la grave crisis de la región tras el estallido de la burbuja inmobiliaria.

 
El nacionalizado Banco de Valencia incurrió en unas pérdidas de 3.600 millones de euros en 2012, frente a números rojos de 887 millones un año antes, dijo el lunes la entidad todavía administrada por el Estado a través del Fondo de Reestructuración Bancaria Ordenada (FROB). En esta imagen de archivo, gente en la sede de Banco de Valencia en valencia, el 28 de noviembre de 2012. REUTERS/Heino Kalis