1 de febrero de 2013 / 8:45 / hace 5 años

Caixabank redujo un 78,2 por ciento su beneficio en 2012

Caixabank sufrió en 2012 una fuerte caída en su beneficio neto debido a unas elevadas provisiones para sanear cartera inmobiliaria, que le llevaron a registrar un resultado inferior al esperado por los analistas. En la imagen, varias personas en la entrada de la sede de CaixaBank en Barcelona el 26 de octubre de 2012.Albert Gea

BARCELONA (Reuters) - Caixabank sufrió en 2012 una fuerte caída en su beneficio neto debido a unas elevadas provisiones para sanear cartera inmobiliaria, que le llevaron a registrar un resultado inferior al esperado por los analistas.

El beneficio se redujo un 78,2 por ciento, a 230 millones de euros, frente a previsiones de 278,7 millones de euros, según un sondeo de Reuters.

El fuerte impacto de unos 10.300 millones de euros en dotaciones en la parte baja de la cuenta de resultados fue contrarrestado por unas plusvalías brutas de 728 millones de euros gracias a un contrato de reaseguros con Berkshire Hathaway (524 millones de euros) y una operación de venta y realquiler de 439 sucursales por 204 millones de euros.

El presidente de Caixabank, Isidro Fainé, reconoció que el ejerció 2012 había sido probablemente "el peor año de la crisis", pero vislumbró una cierta recuperación de la confianza de los inversores internacionales tras los avances en reformas de sectores clave, como la del sector financiero.

"La recapitalización con fondos públicos europeos del sector financiero está ayudando a recuperar la confianza", agregó.

De hecho, Fainé se aventuró a vaticinar un tímido crecimiento de la economía española en 2014 después de un arranque de 2013 "difícil", pero con mejora en la segunda parte del año.

En junio del año pasado, el Gobierno español se vio obligado a solicitar un rescate a los socios europeos por hasta 100.000 millones de euros para su banca, castigada por el peso de unos activos tóxicos de más de 180.000 millones de euros que dejó el pinchazo de la burbuja inmobiliaria a finales de 2007.

En este escenario, la cuenta de resultados de las entidades españolas estaban sufriendo en sus carnes las consecuencias de los elevados saneamientos, tal como demostraron también este viernes las pérdidas históricas de Popular y la caída en beneficios del 44 por ciento de BBVA.

En el caso de Caixabank, el total de provisiones incluyó 5.749 millones de dotaciones y 4.550 millones de ajustes de valoración con cargo a fondos propios sobre la cartera de créditos y adjudicados de Banca Cívica, adquirida por Caixabank en 2012.

Con estas provisiones, la entidad ya ha cubierto el 87 por ciento de las exigencias de los requerimientos del Gobierno para elevar la cobertura sobre las dañadas carteras inmobiliarias de las entidades y prevé completar las dotaciones en el primer semestre de 2013.

"Realizaremos los 900 millones de euros pendientes hasta el primer semestre de 2013, a razón de 150 millones de euros por mes)", manifestó Fainé.

MARGEN DE INTERÉS SÓLIDO, DEVUELVE 4.500 MILLONES

En el mercado, las acciones de Caixabank se revalorizaban el viernes un tímido 0,24 por ciento a 2,914 euros tras una lectura relativamente favorable del mercado a la evolución del margen financiero.

"Los resultados han estado por debajo en las principales líneas negocios de la cuenta de resultados de la entidad aunque en el margen de intereses se han situado en línea", dijo Nuria Álvarez, analista del sector financiero de Renta 4 en una nota de análisis.

El margen de intereses se incrementó un 22,2 por ciento a 3.872 millones, frente a previsiones de 3.850 millones de euros.

La experta de Renta 4 consideró que de cara a próximos trimestres seguirá siendo clave una recuperación de la rentabilidad que se ha visto mermada con la integración de Banca Cívica.

En el actual entorno de deterioro de la calidad crediticia y una tasa de desempleo por encima del 25 por ciento, la tasa de morosidad se elevó hasta el 8,62 por ciento -contando con el impacto de la reciente integración de Banca Cívica- frente al 8,52 por ciento de septiembre.

A cierre de 2012, la entidad dijo que había utilizado 9.000 millones de su excedente de liquidez para devolver 4.500 millones del total solicitado por CaixaBank en las subastas de liquidez a largo plazo y, por otro, facilitar financiación por 4.500 millones al Banco de Valencia para que éste reduzca su apelación al BCE por el mismo importe.

Con ello, la cuantía dispuesta del BCE entre CaixaBank y Banco de Valencia se ha reducido en más de un 25 por ciento, hasta 24.780 millones de euros.

/Por Jesús Aguado/

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below