Santander dice que el beneficio neto cayó un 59 por ciento en 2012

jueves 31 de enero de 2013 11:35 CET
 

MADRID (Reuters) - Banco Santander SAN.MC dijo el jueves que su beneficio neto cayó un 58,8 por ciento en 2012 hasta los 2.205 millones de euros, debido a las fuertes dotaciones exigidas contra su exposición al ladrillo.

La entidad dijo que las provisiones sumaron 18.800 millones de euros en 2012, incluidos 6.100 millones destinados a cubrir el total de las coberturas inmobiliarias impuestas por el Gobierno español para acelerar la limpieza de un sector que ha requerido de ayuda financiera europea.

Los once analistas consultados por Reuters esperaban de media un beneficio neto de 2.481 millones frente a los 5.351 millones de 2011.

En una nota de prensa, el presidente del grupo Emilio Botín asegura que 2012 fue un año de inflexión y que en 2013 se verá "un fuerte aumento de resultados, una vez terminados los saneamientos especiales".

El margen de intereses del banco cántabro subió un 3,6 por ciento el año pasado a 30.147 millones, frente a una previsión media de 30.313 millones de euros.

La tasa de morosidad de Santander en España escaló al 6,74 por ciento, desde el 6,38 por ciento de septiembre y frente una media del sector del 11,38 por ciento. A nivel de grupo, la mora se situó en el 4,54 por ciento frente al 4,33 por ciento de septiembre.

Santander reveló también que ha decidido devolver ya 24.000 millones de euros al Banco Central Europeo del dinero tomados en la primera subasta de liquidez (LTRO), mientras que mantienen los 11.000 millones tomados en la segunda subasta.

Santander explicará las cuentas anuales a los analistas a partir de las 1000, hora local, y a mediodía su presidente Emilio Botín las presentará a la prensa.

 
Banco Santander SAN.MC dijo el jueves que su beneficio neto cayó un 58,8 por ciento en 2012 hasta los 2.205 millones de euros, debido a las fuertes dotaciones exigidas contra su exposición al ladrillo. En la imagen, el logo del Santander en Varsovia, en una foto de archivo del 23 de mayo de 2012. REUTERS/Kacper Pempel