Bankinter redujo su beneficio un 31,2% en 2012

jueves 24 de enero de 2013 21:08 CET
 

MADRID (Reuters) - El beneficio atribuible de Bankinter bajó en 2012 un 31,2 por ciento a 124,7 millones de euros, algo mejor que lo previsto por el mercado y frente a las estimaciones propias del banco de 130 millones, en un contexto de elevadas provisiones y caída del negocio bancario.

Los analistas esperaban de media una caída del beneficio del 35 por ciento a 117,8 millones de euros.

"Cifras sin sorpresas frente a estimaciones que no deberían tener excesivo impacto", dijeron analistas de Banesto.

Por su parte, expertos del banco portugués BPI destacaron la caída del negocio en el cuarto trimestre y la mejora del capital, así como las presiones sobre la evolución de los ingresos en los próximos meses.

"Aunque creemos que Bankinter podría ser una buena apuesta de cara a una reducción del riesgo soberano por su mejor calidad de activos, los próximos resultados seguirán estando presionados por unos tipos de interés más bajos", dijeron.

El grupo cubrió en el ejercicio los 275,2 millones de euros de provisiones que le correspondían de las exigencias inmobiliarias impuestas por el Gobierno para acelerar la limpieza del sector, con un impacto en el beneficio neto de 124,3 millones de euros.

Bankinter, que tiene una exposición menor que el resto del sector al crédito promotor y por tanto al grave bache del mercado inmobiliario, finalizó 2012 con una mora del 4,28 por ciento, frente al 4,02 por ciento de septiembre.

La entidad señaló que la tasa de impagos podría alcanzar el 5 por ciento en 2013 a la vista del deterioro económico y el elevado nivel de desempleo

MERCADO RESIDENCIAL   Continuación...

 
Bankinter dijo el jueves que su beneficio atribuible de 2012 bajó un 31,2 por ciento a 124,7 millones de euros, algo mejor que lo previsto por el mercado, y frente a estimaciones propias del banco de 130 millones de euros en un contexto de elevadas provisiones y caída del negocio bancario. En la imagen de archivo, una mujer pide dinero mientras otros dos sacan dinero de un cajero de Bankinter en Madrid, el 28 de noviembre de 2012. REUTERS/Susana Vera