Los ingresos de Apple vuelven a incumplir los pronósticos

miércoles 23 de enero de 2013 23:14 CET
 

SAN FRANCISCO, EEUU (Reuters) - Apple informó el miércoles de unos ingresos trimestrales que incumplieron ligeramente las expectativas de Wall Street, con ventas de su teléfono insignia iPhone que estuvieron por debajo de los objetivos de analistas, lo que hizo caer sus acciones más de un 4 por ciento.

La mayor compañía mundial del sector tecnológico despachó 47,8 millones de iPhone, algo menos de los casi 50 millones que habían pronosticado analistas de Wall Street. Las ventas de iPad totalizaron 22,9 millones de unidades en el primer trimestre fiscal, en línea con las estimaciones.

Algunas fuentes mencionaron este mes recortes de producción en proveedores de componentes para Apple como señal de que podría estar disminuyendo la demanda del iPhone, que representa la mitad de las ventas de la compañía, y la del iPad.

Las decepcionantes cifras suceden después de que Apple incumpliera sus objetivos de ingresos en los dos trimestres previos. Los resultados generarán más interrogantes acerca de qué tiene Apple en su línea de producto, y qué puede hacer para incrementar las ventas y mantener el crecimiento.

La empresa señaló que los ingresos en su primer trimestre fiscal fueron de 54.500 millones de dólares, por debajo del promedio de estimaciones de analistas de 54.730 millones de dólares, de acuerdo a Thomson Reuters I/B/E/S.

Su ganancia neta fue de 13.070 millones de dólares, o 13,81 dólares por acción, comparado con los 13.060 millones de dólares o 13,87 dólares por acción en el mismo trimestre del año anterior.

 
Apple informó el miércoles de unos ingresos trimestrales que incumplieron ligeramente las expectativas de Wall Street, con ventas de su teléfono insignia iPhone que estuvieron por debajo de los objetivos de analistas, lo que hizo caer sus acciones más de un 4 por ciento. Imagen del 23 de enero en la que se ve el logo de Apple en su tienda principal detrás de un cartel del futuro metro de la ciudad de San Francisco. REUTERS/Robert Galbraith